La magia de las velas sigue siendo el aporte más habitual a la decoración de la mesa, un calor hipnótico que debe de ser seguro. Quizá lo más adecuado sea optar por una pieza central que brinde un brillo cálido o una línea de velas más pequeñas.
La magia de las velas sigue siendo el aporte más habitual a la decoración de la mesa, un calor hipnótico que debe de ser seguro. Quizá lo más adecuado sea optar por una pieza central que brinde un brillo cálido o una línea de velas más pequeñas.

Ideas para decorar la mesa navideña

Propuestas variadas para disfrutar de la buena mesa, creando cálidos ambientes. Expertos proponen explorar nuevos colores.




Sin dudas, la mesa en Navidad pasa de los detalles más sencillos a los más sofisticados. En estas fechas se convierte en uno de los focos de atención, unas fiestas en las que las reuniones familiares y con amigos son una tradición. Por eso, hay que prestarle mucha atención. La interiorista española Sandra Gago propone una vajilla elegante y funcional, con diseños que van, desde el estilo más contemporáneo al más sofisticado.

“Tengo que reconocer que la Navidad es para mí una de las épocas más bonitas del año donde el protagonismo de la mesa es indudable, independientemente de si todos los comensales se sientan en torno a ella o la propuesta es más estilo buffet, donde los invitados se van sirviendo cuando quieren”, indica Gago.

Aunque el rojo y el verde son los tonos de cada Navidad, el dorado es otro de los aportes que no pasa de moda y que combina “a la perfección con otras gamas como el marrón, el beige o el azul”, añade.

La experta apuesta por la cerámica con estampados en negro, en puntos o rayas, y el asa en dorado, como detalle elegante y funcional, así como los platos, pequeños de postre.

co-mesadorada-201219(800x600)
Aunque el rojo y el verde son los tonos de la Navidad, el dorado es otro de los aportes que no pasa de moda y que combina a la perfección con otras gamas como el marrón, el beige o el azul.

co-mesaazul-201219(800x600)
Combinar desde el azul, al oro con el estilo nórdico rico en elementos naturales, tanto en vajillas como en mantelerías. Usar bajoplatos como espejos para que la mesa se convierta en un verdadero “lujo”.