Luego de casi dos años de pandemia por el covid: ¡Nos urge abrazar!

Podemos sentir ansiedad por no ver a nuestros amigos, y aún más al no poder compartir con nuestra familia

La pandemia por covid-19 obligó a las personas a evitar el contacto físico como parte de las medidas para reducir los contagios, sin embargo, ha tenido un costo sobre el bienestar de las personas.

Un estudio publicado en Royal Society Open Science arrojó que entre más tiempo transcurre sin tocar a las personas que queremos, en particular, los familiares, aumenta el ansia del contacto.

Las autoras del estudio, Mariana von Mohr y Louise P. Kirsch encontraron que estar privados del contacto se asocia con mayor ansiedad y sentimiento de soledad.

Esto está relacionado con el apego, cuando estamos apegados a una persona se liberan, entre otras sustancias, serotonina, dopamina, endorfinas y oxitocinas, que son los principales moduladores y neurotransmisores y que juegan un papel importante en el buen estado mental y físico.