Desesperadamente triste

Tiene serios problemas conyugales y por su hijo no se separan

Hola, Doctora Corazón, espero puedas ayudarme con mi situación, hace algún tiempo le fui infiel a mi esposa, por falta de interés en el sexo por parte de ella. No justifico mi actuar, acepto que me equivoqué. Después de un tiempo, ella hizo lo suyo y la encontré con un hombre en un bar con el tipo, a mí me dolió mucho; sin embargo, platicamos y seguimos adelante. Tenemos un hijo increíble al que no queremos afectar. De un tiempo para acá hemos tenido diferencias por la misma situación y yo no quiero a volver a la misma situación, he sospechado que ella sale con alguien más, pues cada día llega más tarde a casa, y discutimos por todo sin razón aparente, hemos hablado de divorcio. Estoy desesperadamente triste y ya no sé qué hacer. Ella ya no quiere continuar a pesar de mis esfuerzos, pero tampoco se quiere ir. Gracias por leer.
Ojos tristes

¡Hooola!, queridos Ojos tristes, ¿qué es lo que no quieren afectar en tu hijo? Porque esos pleitos que se avientan no son lo más saludable para el desarrollo de un hijo. A veces lo más razonable es separarse, amigarse, y nunca olvidar que el hijo es de los dos y siempre lo será. Creo que el problema entre ustedes ya no tiene nada que ver con la infidelidad de los dos, es muy posible que si alguna vez hubo amor se acabó y ninguno de los dos tiene ganas de hacer algo importante para rescatar la relación y empezar con un borrón y cuenta nueva. Te sugiero que acudan a terapia de pareja a ver si logran recordar que los enamoró y ponerse nuevas metas para seguir juntos y sentirse felices.