Juntos, pero separados

Tienen 15 años de casados y dos de no tener intimidad, no sabe qué hacer

Doctora Corazón, te saludo y te mando muchas felicitaciones por tu éxito orientando a los demás. Quisiera saber tu consejo porque estoy casado desde hace 15 años, pero mi esposa ya no me hace caso. Desde hace 2 años no dormimos juntos, de intimidad mejor ni te hablo. Vivimos juntos, pero cada uno por su lado.

Yo trabajo y ella hace sus cosas, como si no tuviéramos nada. Nuestros hijos están grandes y viven en otro lugar. Desde hace unos tres meses hay una compañera de trabajo que sabe mi situación y me pidió que saliéramos.

Me ha dicho que le intereso y que quisiera intentar algo, pero que primero termine mi otra situación. Obviamente me motiva el saber que le intereso a alguien, pero no sé cómo solucionar todo esto.
Patricio, 50 años

Querido Patricio, gracias por tu saludo, te mando el mío. Puedo decirte que lo primero que necesitas hacer es hablar con tu esposa para que decidan qué van a hacer, considerando que viven bajo el mismo techo, pero ya no tienen actividades en común, y si han perdido por completo la actividad sexual, ¿a qué le tiran hacia el futuro?

Si ya no hay amor ni metas comunes que perseguir, y tampoco sexo, pues ya no queda nada. Si ella tiene la misma edad que tú, y si son de los seres humanos que podrían vivir hasta los 80 años, aún les quedan otros 30 por vivir y se vale buscar hacerlo con intensidad, con interés, con gozo, no en automático, porque eso es como estar muerto en vida. Entonces, habla con la madre de tus hijos y juntos decidan qué van a hacer.

Tal vez se quieran dar la oportunidad de redescubrirse y enamorarse en esta etapa de su vida, cuando ya son cincuentones, o bien podrían darse cuenta de que ya cumplieron su ciclo juntos, ya fueron padres, y siempre serán padres de sus hijos, aunque decidan separarse, y pueden despedirse con agradecimiento, sin agresiones, dándose cuenta de que su amor llegó a su fin.

Hay que hablar y decidir entre los dos qué sigue. Y, por último, te recomiendo que no le apuestes tus canicas a la chica de tu trabajo, porque eso de que un clavo saca a otro clavo es sólo teoría. Lo primero es resolver lo que ocurre con la mamá de tus hijos.