'Tal vez tengas que pensar en iniciar alguna actividad por tu cuenta, como vender productos por internet o lavar carros', le sugiere la Doctora Corazón. Foto Istock (dramatizada)
'Tal vez tengas que pensar en iniciar alguna actividad por tu cuenta, como vender productos por internet o lavar carros', le sugiere la Doctora Corazón. Foto Istock (dramatizada)

Preocupado porque su sobriedad está en riesgo

Hace años me metí en muchos problemas, era adicto y comencé a robar para comprarme mis ‘dulces’, un día me agarraron y estuve dos años en la cárcel. Hace cuatro meses salí, pero no

Hace años me metí en muchos problemas, era adicto y comencé a robar para comprarme mis ‘dulces’, un día me agarraron y estuve dos años en la cárcel. Hace
cuatro meses salí, pero no sé qué hacer, mis familiares me ven como bicho raro y no encuentro trabajo debido a mis antecedentes. Me entretengo ayudando
a mi mamá en lo que pueda en la casa y todo eso, pero siento que soy una carga. El
otro día me encontré con un amigo de la cárcel y me invitó a su banda, dice que son robos sin riesgo. Yo lo he pensado, porque por la derecha no se puede, tengo miedo de que si sigo así voy a recaer en las drogas. José, 34 años

Respuesta
Toma tiempo comprender al pariente que se salió de la norma, así que sé paciente y también comprende que ya no eres el que fuiste. Ya no eres el que usa droga, ya no eres el que roba y ya no estás en la cárcel, ya pagaste tu deuda por el delito cometido. Y, por otro lado, es muy real que no tenemos una cultura de reintegración a la persona que ha delinquido, pero también necesitas paciencia para encontrar un empleo.

Sé que no es consuelo, pero hay gente que no ha delinquido y tampoco encuentra
trabajo, toma algo de tiempo. Tal vez tengas que pensar en iniciar alguna actividad por tu cuenta, como vender productos por internet o lavar carros. O puedes acercarte a las oficinas del Ministerio de Trabajo para que veas su bolsa de empleo a ver si encuentras algo que te acomode. Tal vez ahí tengas suerte.
Te recomiendo que confíes, que desarrolles una actividad espiritual y que vivas un día a la vez. Mañana será otro día… Te mando un abrazo y el deseo de que reorganices tu vida sin volver a robar. Dices que “tu amigo” dice que no hay riesgo, pero robar sigue siendo un delito, no ha dejado de serlo.