'Creo que ves en él una fantasía y las fantasías dejan de serlo cuando se llevan a la realidad', le dice la Doctora Corazón.
'Creo que ves en él una fantasía y las fantasías dejan de serlo cuando se llevan a la realidad', le dice la Doctora Corazón.

De novia “virgen” pasó a ser una "prepago"

Se reencuentra con su amor adolescente y fantasea con que él es el hombre de sus sueños

Doctora Corazón, yo creía en eso de llegar virgen al matrimonio, en serio me guardé para el hombre de mis sueños. Pero hace unos años me enamoré hasta el tuétano de un chavo, que me dijo que se quería casar conmigo, pero antes me pidió que tuviéramos relaciones.

Él decía que si no lo hacíamos iba a buscar a alguien más, así que accedí. Lo hicimos varias veces, pero de todos modos se fue con otra. Desde ahí me dediqué a tener sexo con todos los hombres que conocía, anduviera o no con ellos, luego empecé a cobrarles y hoy me dedico a ser "prepago".

Cuando mejor me va, me volví a encontrar con este ex novio (él no sabe a qué me dedico) y dice que quiere volver. La verdad me removió muchas cosas y parece sincero. Ya hemos salido y me la paso súper con él. Me estoy enamorando de nuevo, pero tengo miedo que cuando le cuente a qué me dedico ya no quiera estar conmigo. ¿Le digo o me guardo el secreto?
La prepago guapa

Respuesta
Querida Prepago, ¿y qué esperas que pase? Tú ya no eres la chava a la que ese
chavo abandonó después de tener relaciones las veces que se le antojó. Ahora eres una mujer que se dedica a cobrar a cambio de favores sexuales, la chava “que se guardó” para el hombre de sus sueños, ya no existe, al igual que ese ex novio tampoco es el hombre de tus sueños, es el hombre que te abandonó después de haber incumplido su “oferta” de matrimonio, aunque desde el principio te advirtió que si no tenías sexo con él se iría con otra.

El asunto siempre fue por sexo, y dudo que él haya cambiado ese aspecto de él. En este momento no es importante si le dices que eres una prepago, el rollo es que vas a hacer si su discurso es sólo eso, un discurso. Creo que ves en él una fantasía y las fantasías dejan de serlo cuando se llevan a la realidad.

Te aseguro que él no es el hombre de tus sueños, porque tendrías que preguntarte ¿cuál es tu sueño ahora? El reto es que estés alerta y no te den de nuevo gato por liebre.