Le gustan mujeres mayores, pero sin compromiso

Su actual novia lo tiene cansado con sus temores, porque le dice siempre que teme que la deje por otra más joven

Hola, Doctora Corazón, saludos y bendiciones para ti, soy lector fiel de tu columna y quisiera un consejo. Siempre me han gustado mujeres mayores que yo, he salido, e inclusive tenido noviazgos, no por sexo ni interés económico,
simplemente me gustan.

Llevo ocho meses de noviazgo con una mujer 10 años mayor que yo, ella piensa mucho a futuro conmigo, pero le dije que ni ahorita ni en un futuro tengo pensado juntarme y/o hacer familia, pero eso no significa que sufrirá infidelidad, u otro problema de mi parte, que afecte nuestra relación, y su hija no es problema para mí.

He sido su segunda pareja desde su divorcio, llevaba 2 años sola antes iniciar lo nuestro. Desde que empezó nuestra relación siempre me dice “tengo miedo de que me dejes por alguien más joven que yo”.

El problema es que hace dos meses que le dije que no pensaba a futuro con ella, no deja de comprarme cosas materiales, le he dicho que no lo haga porque sé que lo hace por “amarrarme” o algo por el estilo.

Me siento mal por lo que hace, al punto que le regreso sus regalos y ella se enoja. ¿Qué hago? Agradecería un consejo tuyo.
ESR, 25 años



¡Hooola!, querido ESR. Gracias por leerme todos los días y por tus saludos, te envío los míos. Me preguntas qué haces. Simple: Dejarla. Tú tienes un concepto de pareja que ella no comparte, sólo quieres estar ahí sin decisiones de largo plazo, y la mujer divorciada quiere tener otra relación como la que dejó, no conoce otra manera de relacionarse en pareja y dudo que tú puedas enseñársela, y no es albur.

Te sugiero que busques una mujer mayor que no esté buscando un compromiso de largo plazo, que sólo quiera tener cerca de ella a un hombre más joven, y que, como tú, no tenga ganas de juntarse o matrimoniarse.

Se vale que quieras eso, pero tienes que encontrar a alguien que quiera lo mismo que tú para que no sientas que tratan de “amarrarte” con la compra de regalos. Además, en este caso dices que no tienes problemas con la hija de la mujer divorciada, pero si es un problema que no tengas ganas de convertirte en una figura masculina en la vida de esa persona que es hija de la señora divorciada. En resumen, repito, déjala. Los dos quieren cosas diferentes y no hay forma de que empaten lo que desean.