Los suavizantes defienden las fibras de las telas contra el daño que podrían recibir durante el lavado. No dejes de usarlos.
Los suavizantes defienden las fibras de las telas contra el daño que podrían recibir durante el lavado. No dejes de usarlos.

Ideas para no arruinar la ropa al lavarla

Estos tips ayudarán a proteger tus prendas y harán que duren más tiempo. Además, ¡no gastarás dinero en vestimenta nueva!

SAN PEDRO SULA.

Seamos francas, cuando se trata de lavar la ropa, lo único que quieres es terminar cuanto antes. De acuerdo con Greg Thompson, director de mercadotecnia en una empresa de electrodomésticos, es indispensable separar la ropa antes de lavarla.

Sí, todos sabemos que hay que dividirla en clara y oscura, pero también podemos hacerlo por tipo de tela y grado de suciedad. Otra forma de dañar la ropa es no usar suavizante. De acuerdo con la científica Mary Johnson, agregar suavizante a tu ropa podría ayudar a que permanezca más tiempo en buenas condiciones.

“Al igual que el acondicionador protege al cabello después del champú, los suavizantes defienden a las fibras de las telas contra el daño que podrían recibir durante el lavado”, dijo Johnson a la revista Selecciones.

Tampoco lees las etiquetas de la ropa. Cometer este error de no leer la lista de cuidados puede acabar en tragedia. Johnson insiste en ello: el primer paso para que tu ropa tenga una vida larga consiste en saber cómo cuidarla. Siempre lee las indicaciones y lava y seca como se indique.

co-ropa2-200520(1024x768)
Telas delicadas
Cuando te toque lavar seda, bordados, encaje o la lycra, presta atención al ciclo de secado, pues el calor puede dañarlas. No las metas a la secadora, es mejor colocarlas en una superficie plana.

Lavado a mano
Si la etiqueta de una prenda dice que es muy delicada para lavarla en lavadora, hazlo a mano. Llena el lavabo con agua a temperatura ambiente y agrega una pequeña cantidad de detergente especial para telas delicadas.

co-ropa3-200520(1024x768)
Qué doblar
Toma los segundos que se requieren para doblar los pantalones por los pliegues o cerrar el botón superior de una blusa (esto ayuda a conservar el cuello de la misma). Reemplaza los ganchos de metal por versiones aterciopeladas.