La persona también puede dividir su meta en metas o pasos más pequeños que, al cumplirlos, nos hacen reconocer que estamos más cerca de nuestro objetivo.
La persona también puede dividir su meta en metas o pasos más pequeños que, al cumplirlos, nos hacen reconocer que estamos más cerca de nuestro objetivo.

¿Piensas ya en renunciar a tus metas?, ¡no tires la toalla!

¿Apenas transcurrieron dos semanas y ya abandonaste tus propósitos de año nuevo? No te angusties, es más común de lo que crees.

De acuerdo con un análisis de la Universidad de Scranton, Pensilvania, 77% de las personas renuncia a sus propósitos en los primeros siete días. En total, 92% se queda en el camino en el transcurso del año.

Lo importante es que puedas aprovechar este momento para replantearte lo que quieres lograr y seguir adelante, señala Roxana Castaños, maestra en meditación. El primer punto es que aprendas a generar pensamientos positivos y de calidad que te ayuden a motivarte.

Considera que eso es necesario porque la motivación inicial disminuye conforme avanza el año. “Hay que cuidar lo que entra en nuestra mente, nuestros pensamientos. Cuida qué ves, qué escuchas, tus palabras, qué platicas, porque todo lo que tu mente absorbe lo almacena y a partir de ahí proyecta tu realidad”, asegura.

Otro aspecto importante, señala, es aprender a cultivar voluntad. Meditar todos los días, ser constantes con esta práctica, refiere, puede ayudar a desarrollar voluntad de hacer y cumplir algo.

El siguiente paso es identificar por qué motivo deseas ese propósito y especificar más tus planes. Por ejemplo: “quiero desayunar mejor porque quiero tener energía en el día”.Esto le ayudará a crear un plan de acción. Piense en qué necesita hacer para desayunar bien, qué comida comprar, cómo prepararla, etc.

Puedes empezar enfocándote en un propósito a la vez y no en todos. Cuando logres incorporarlo como un hábito, suma otro propósito.

Otras razones que influyen para abandonar los planes son las emociones.
Dedica tiempo a disminuir tu estrés, trabajar las emociones negativas y vencer el miedo, la duda y la angustia. Lleva todos tus propósitos con acompañamiento emocional para lograr eso.

Anímate a seguir y a ser parte del 8% que sí logra cumplir sus propósitos. Por eso, continúa, el primer paso para un mejor “yo” es la buena y profunda reflexión.

co-proposito2-110119(800x600)
La persona también puede dividir su meta en metas o pasos más pequeños que, al cumplirlos, nos hacen reconocer que estamos más cerca de nuestro objetivo.



1. Introspección
“¿Qué quiero lograr?”, “¿para qué quiero hacer esto?”, “¿cómo va a impactar esta meta en mi bienestar?”.

Éstas son preguntas que ayudan a discernir si el propósito de año nuevo nace de un genuino deseo por mejorar.
Yo puedo decir, por ejemplo, que quiero bajar de peso para tener un mejor estado físico, o para sentirme más ligera, También es importante cuestionarse cómo vamos a saber que ya alcanzamos esa meta. En el ejemplo anterior podríamos mencionar el llegar a un peso específico.Durante la examinación es igualmente primordial el ser conscientes de qué situaciones llevaron a este punto en la vida.“Por ejemplo, si tengo 30 kilos de sobrepeso sería bueno ver qué camino me hizo llegar hasta aquí. Tal vez tuve un problema familiar o salí mucho con los amigos.

Entonces no solo es ver la meta, sino todo el recorrido. Piensa que es como ver el árbol con las ramas secas y enfocarnos en sólo arrancar esas ramas en vez de checar las raíces que nutren al árbol: debemos ver de dónde venimos, qué problemas tenemos y qué hacemos con esto”.


2. Metas realistas
El secreto para una meta de año nuevo exitosa es plantearla considerando lo que uno puede y no puede hacer.
Tal vez alguien tiene el propósito de viajar fuera del país, pero ¿qué pasa si no tiene el dinero para viajar? Esto tampoco quiere decir que nunca lo logrará, pero sí es importante ver lo real, lo que podemos lograr ahorita y lo que podemos lograr después.

“Tampoco está de más retomar propósitos que se tenían de años atrás. He escuchado a gente que replantea sueños de cuando era joven y hay ocasiones en que mi meta antigua y mi meta actual se pueden juntar. Por ejemplo, si quiero un nuevo trabajo y también viajar puedo pensar en buscar un trabajo en el extranjero”.

La persona también puede dividir su meta en metas o pasos más pequeños que, al cumplirlos, nos hacen reconocer que estamos más cerca de nuestro objetivo.

Después de todo, una persona exitosa es la que tiene en claro hacia dónde va dirigida su vida. Es la persona que acepta las responsabilidades en todos los ámbitos y se compromete con las cosas que se plantea. ¿Lista para cambiar tu vida en 2019?

Cumple tus metas
Consejos para que los propósitos de año nuevo sean realizables.
-Divide tu meta general en pasos u objetivos a cumplir.
-Escribe tus propósitos. Esto te brinda mayor claridad.
-Reflexiona por qué deseas realizar ese cambio en tu vida y cómo te beneficia.
-Analiza las decisiones o situaciones que te llevaron a este punto en tu vida.