Fenagh pide al Gobierno flexibilizar préstamos en el Banco Agrícola

Según registros, más del 60% de los productores no han podido cumplir con sus obligaciones debido a la escasez de pasto y agua en zonas ganaderas.

El sector ganadero está padeciendo la sequía que atraviesa el país.
El sector ganadero está padeciendo la sequía que atraviesa el país.

Tegucigalpa, Honduras

Más de la mitad de los ganaderos hondureños están en mora con el estatal Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa), y su situación se complica más con los efectos que está causando la sequía.

Para paliar un poco esta situación, la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras (Fenagh) está pidiendo al Gobierno flexibilizar estos préstamos, dijo Céleo Osorio, director ejecutivo.

No precisó cuántos productores están morosos ni el monto acumulado de las deudas, pero, según los registros preliminares, más del 60% de los productores no ha podido cumplir con sus obligaciones. Esto se debe a la escasez de pasto y agua en las zonas ganaderas que ya está haciendo mella en la producción. Como no ha llovido, los pastos se han terminado y en muchas zonas del país, como Choluteca y Valle, ya han muerto varias cabezas de ganado, dijo el entrevistado. “Estamos tratando de buscar un alternativa junto con el Gobierno en términos de establecer algunos mecanismos”, manifestó Osorio.

Una opción sería que el Gobierno autorice préstamos a algunos ganaderos de los recursos que tiene el Fondos del Fideicomiso para la Reactivación del Sector Agrícola (Firsa) para que compren ganado que corre peligro de morir por la sequía y lo pasen a zonas adonde hay mejores condiciones. Los fondos Firsa el Gobierno los puso a diez años plazo, a una tasa de interés del 6.5% y en algunos casos con tres años de gracia. Otra forma de ayudar a los ganaderos que están morosos con Banadesa es readecuar su deuda pasándola al sistema Firsa.

La idea es “que se flexibilicen los mecanismos de readecuación de deudas y de refinanciamiento”, expresó el representante de la Fenagh.

“Muchos productores tienen deudas muy duras a cortos plazos y altas tasas, y la intención es liberarlos de esa presión y acogerlos dentro del marco de los requisitos de los fondos Firsa, que son de más largo plazo y de una tasa más aceptable”, agregó.