Más noticias

Nicaragua: Paramilitares atacan manifestación contra Ortega

Al menos dos personas resultaron heridas de bala en una marcha opositora en Nicaragua.

An protester who was shot in the arm, is loaded into a pick-up van by fellow demonstrators, during a march against Nicaraguan President Daniel Ortega's government in Managua, on September 2, 2018. <br/>At least two people were injured on Sunday, when alleged paramilitaries fired against an opposition march, which ended up in violence in eastern Managua. / AFP PHOTO / INTI OCON
An protester who was shot in the arm, is loaded into a pick-up van by fellow demonstrators, during a march against Nicaraguan President Daniel Ortega's government in Managua, on September 2, 2018.
At least two people were injured on Sunday, when alleged paramilitaries fired against an opposition march, which ended up in violence in eastern Managua. / AFP PHOTO / INTI OCON /

Managua, Nicaragua.

Al menos dos personas resultaron heridas este domingo por disparos de armas de fuego efectuados por presuntos paramilitares contra una marcha opositora, que culminó en violencia en el este de la capital nicaragüense.

Uno de los heridos fue alcanzado en el brazo por disparos hechos por hombres armados a bordo de tres camionetas, cerca del lugar donde estaba previsto que finalizara la marcha, en la rotonda Jean Paul Genie, al sureste de la capital, constato un fotógrafo de AFP.

La otra persona habría sido herida en otro sector de la marcha, lo que provocó el enojo de los manifestantes que destruyeron un vehículo de la policía y colocaron obstáculos sobre la vía, mientras el conductor se refugió en un negocio cercano.

000_18T10W(800x600)
La policía de Nicaragua reprimió la marcha de las banderas este domingo en Managua.



"Desde una camioneta que iban personas armadas y con banderas roja y negra (del partido sandinista) hicieron disparos hacia arriba", declaró una señora con el rostro oculto a periodistas.

Al momento de los disparos, los manifestantes se tiraron al suelo o buscaron protección tras los árboles, en un clima de alta tensión.

Tras los hechos, decenas de policías antimotines y grupos afines al gobierno de Daniel Ortega, se desplegaron en la zona, mientras los manifestantes se refugiaron en un centro comercial cercano.

Las autoridades aún no dieron una versión de lo sucedido.

Los incidentes se produjeron un día después de que la misión del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones (ACNUDH) saliera del país por orden del gobierno, luego de que el organismo emitiera un informe sobre "violaciones de derechos humanos" en el contexto de la protestas antigubernamentales.

000_18T11A(800x600)
Manifestantes opositores exigen la renuncia del presidente Daniel Ortega.



La marcha de "Las Banderas", como fue denominada, fue convocada por la Alianza Cívica y reunió a miles de personas. Pero desde su inicio estuvo bajo el asedio e intimidación de fuerzas antimotines y seguidores del gobierno que pretendían impedir la movilización, denunciaron sus organizadores.

"Tienen que dejarnos manifestar siempre; este es el plan maléfico de venir a amenazar al pueblo, para eso (el gobierno) quiere sacar a organismos internacionales y amenazarnos, pero no tenemos miedo, vamos a seguir en las calles", manifestó el líder estudiantil Edwin Carcache.

Según lo previsto, la movilización comenzaría en la rotonda Cristo Rey y se dirigiría a la rotonda El Periodista, al oeste de Managua. Sin embargo, los seguidores del gobierno ocuparon las calles y exhibieron una caravana que provocó el repliegue momentáneo de los manifestantes.

Vea: El funeral de John McCain, una lección para Donald Trump

Hubo momentos de suma tensión cuando un cordón de antimotines intentó impedir la marcha, pero tras un forcejeo, los agentes se retiraron y los manifestantes marcharon.

Las protestas antigubernamentales se iniciaron el 18 de abril contra una fallida reforma a la seguridad social, que derivó en una demanda política para la salida del poder del presidente Daniel Ortega y su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

En cuatro meses, la violencia política ha dejado más de 320 muertos, 2000 heridos y una cantidad no precisada de detenidos, desaparecidos y miles de desplazados hacia países vecinos.