Más noticias

Bagan, Myanmar: La tierra dorada escondida en un verde paisaje

Una antigua capital de muchos reinos que hoy solo conquista a los viajeros más arriesgados.

VER MÁS FOTOS
Dos mil monumentos identificables tiene Bagan, según estadísticas oficiales. Mientras que una cantidad similar se encuentra en ruinas.
Dos mil monumentos identificables tiene Bagan, según estadísticas oficiales. Mientras que una cantidad similar se encuentra en ruinas. /

Bagan, Myanmar.

Envuelta en aromas de jazmín e incienso y escondida en el verde profundo del paisaje, así ha permanecido Bagan durante siglos para sorprender a los pocos visitantes que se aventuran a encontrarla. Esta explanada de unos 40 kilómetros cuadrados alberga más de dos mil pagodas –casi una junto a la otra–, además de templos y monasterios.

Un espectáculo único en el mundo. No es casualidad que Myanmar sea conocido como el país del oro. En todos sus rincones se pueden encontrar edificios religiosos dedicados a Buda y recubiertos con finas láminas de oro, decoración que deja sin aliento a quienes se acercan por primera vez.

Y Bagan es la ciudad turística por excelencia. Está en el centro del país, en la región de Mandalay, y es bañada por el río Irawadi, el más largo de la antigua Birmania.

Llamada Pagan bajo el dominio británico, fue capital de varios reinos en Myanmar. A mediados del siglo 11, cuando el rey Anawrahta los convirtió en uno solo, inició su edad de oro.