Más noticias

Cargó a un tiburón con sus propias manos

Una mujer en Australia hizo lo impensable.

Tomó al tiburón con sus propias manos para regresarlo al mar.

Redacción.

Una mujer australiana había pedido ayuda para sacar a un tiburón que nadaba en su piscina natural y ante la tardanza de las autoridades hizo lo impensable.

La valiente mujer, identificada como Melissa Hatheier, contó como si se tratase de una acción cotidiana cómo saltó al agua para sacar a un tiburón de Port Jackson, que puede llegar a medir más de un metro y medio, de la alberca natural.

La escena, al sur de Sidney, fue grabada por la hija de Hatheier. La mujer nadó hasta ubicar al escualo, buceó para levantarlo con sus brazos, se acercó al límite de la piscina y lo arrojó al otro lado de las rocas.

También mira: Hombre se mete al mar y sale con un tiburón adherido al abdomen

"Fue como cargar a un niño" dijo, "Se estaba estresando con las piedras y solo pensé que necesitaba llevarlo al lugar donde debería estar", relató. Su estrategia suena sencilla, aunque no apta para dudosos. "Mientras mi mano esté cerca de sus aletas, no me iba a poder morder. Aunque no lo sujetaría de la cola", señaló.

Pero la acción, que suena descabellada para muchos, tiene una justificación; según cuenta Hatheier hace unos meses, su padre, antes de morir por un cáncer, tuvo un último pedido. "Me dijo que por favor cuidara a mamá. Entonces la estamos cuidando. Me aseguré que la piscina sea un lugar seguro y pueda nadar", explicó.

Por último, agregó: "No lo hubiese hecho si fuese un tiburón blanco".