Más noticias

Yoga, una práctica de vida

Una doctrina que viene de India y que ayuda a alcanzar un mejor nivel de bienestar personal

“El yoga nos ayuda a ser mejores seres humanos y es útil para cada necesidad que usted tenga”
“El yoga nos ayuda a ser mejores seres humanos y es útil para cada necesidad que usted tenga”

San Pedro Sula, Honduras

El yoga es una forma de vida, es una herramienta para la salud, para el bienestar psíquico y para la felicidad.

“Con el yoga no tengo porqué cambiar tanto mi vida, pero sí es una herramienta que puedo tener para vivir el día a día”, afirma el instructor Víctor Martínez, nacido en España pero residente en Nicaragua.

El maestro de yoga visitó nuestro país para participar en el Quinto Congreso de Yoga que por cuatro años consecutivos se realizó en Nicaragua y en esta ocasión y por primera vez en nuestro país, se llevó a cabo en Valle de Ángeles.

“Somos víctimas del estrés, de las prisas, de la depresión. El yoga es una herramienta para paliar todas las cosas que nos afectan dada la sociedad que hemos contruido; a través de la misma podemos aprender a convivir con esas cosas”, asegura.

El profesor, quien se especializó en biomecánica, afirma que sirve en yoga, danza y en cualquier disciplina. “Es importante en el yoga porque permite conocer los movimientos o la estática del cuerpo”.

Biomecánica es entender que la biología, que la anatomía del cuerpo pueden ser explicadas de una forma técnica. Comprendemos el cuerpo mediante diferentes disciplinas.

El origen del yoga se remonta a cuando el hombre descendió del árbol, es decir este tendría unos 35 siglos de antigüedad y surgió cuando varios sabios se dieron cuenta que la vida era disfuncional. “Nunca hubo un tiempo mejor, no se puede decir que hace diez años se vivía mejor o que hace 200 años la gente era más feliz, sino no habría existido el yoga, este existe porque desde ese tiempo ya éramos víctimas del estrés y de la depresión”.

Existe una higiene postural, algo muy básico como mantener los pies paralelos o aprender a estar sentado; lo importante es la salud, lo que esta práctica hace es reforzarla y darnos una rutina.

Formas. Existen muchas maneras de allegarse al yoga, “puedo acercarme de forma física con el hatha yoga; de forma meditativa con el raja yoga, e incluso de forma religiosa, lo que se llama el bhakti yoga; es decir, para cada expresión del ser humano existe un tipo de yoga.

Este es como un árbol que tiene muchas raíces, vive de muchas cosas y en cada rama se manifiesta de diferente manera.

Hay distintas escuelas según su creador quiera denominarlas, pero la raíz es la misma: física, mental, espiritual, a través de cantos de mantras o música; por eso el yoga es tan rico, porque cada uno se acerca para cubrir lo que necesita y lo encuentra.

Yoga y peso. “Si lo queremos utilizar para bajar de peso primero es necesario preguntarnos si es necesario bajar de peso o cómo afecta el sobrepeso a nuestra salud; cuando hayamos respondido esto tenemos dos opciones: Si no necesitamos bajar de peso y este deseo es puramente estético toca aceptarnos o inclinarnos por la estética.

Yo recomiendo que no te metas a yoga para bajar de peso. Si quieres utilizarlo para esto, puedes hacerlo, pero es mucho más lento. Es un proceso que va a ir diseñando tu cuerpo, pero no lo va a hacer como en un gimnasio”.

“En un gym, en dos o tres meses puedes tener el cuerpo que quieres, pero para conseguirlo a través del yoga, esto va a tardar mucho más por que el objetivo es más lento. No tiene tanto trabajo aeróbico que es lo que hace que pierdas esas libras, pero es ideal para llevar una dieta”, afirma.

Yoga y depresión. El yoga es ideal para alguien que ha padecido depresión. Lo primero que padece una persona deprimida es de ansiedad; muchas personas canalizan esa ansiedad fumando o comiendo compulsivamente aunque no tengan hambre, por eso se sube de peso.

La práctica de esta disciplina ayuda a mantener un equilibrio emocional.