Más noticias

¿Qué cantidad es salubable beber o no?

Beber "de forma ligera" se definió como tomar entre una y tres bebidas a la semana

Regule el consumo de bebidas alcohólicas.
Regule el consumo de bebidas alcohólicas.

Estados Unidos

Las personas que toman unas pocas bebidas alcohólicas a la semana tienden a vivir un poco más que los abstemios, pero incluso beber de forma moderada podría aumentar el riesgo de ciertos cánceres, según un nuevo estudio de gran tamaño.

La investigación es la última que estudio esta cuestión: ¿Qué nivel de consumo de alcohol podría ser "saludable"?

Es un tema complicado de estudiar, y que ha llevado a algunos mensajes confusos de salud pública, indicaron los investigadores.

El nuevo informe no acaba con esas preguntas. Pero los expertos dijeron que sí sugiere que si las personas ya beben, sería inteligente que minimizaran el consumo.

También sugiere que las personas no deberían buscar beneficios para la salud por tomar una segunda copa de vino cada noche, según el investigador principal, Andrew Kunzmann, de la Universidad de Queens de Belfast, en Irlanda del Norte.

El estudio, de casi 100,000 personas mayores estadounidenses, encontró que las que habían bebido de forma ligera toda la vida eran algo menos propensas a fallecer a lo largo de los siguientes 9 años. Eso fue en comparación con los que no bebían o los que bebían mucho.

Beber "de forma ligera" se definió como tomar entre una y tres bebidas a la semana para los hombres y las mujeres; una bebida era una cerveza de 12 onzas (35.5 centilitros) o una copa de vino de 5 onzas (casi 15 centilitros), por ejemplo.

Kunzmann enfatizó que los resultados no demuestran que beber de forma ligera, por sí mismo, aporte algún beneficio para la salud.

"Animamos a que se interpreten estos resultados con precaución", dijo.

Podría haber muchas otras cosas con respecto a las personas que beben de forma ligera (unos ingresos más altos, unas dietas mejores o unos niveles más altos de ejercicio, por ejemplo) que expliquen su mayor longevidad. Kunzmann dijo que su equipo intentó tener en cuenta tantos factores de ese tipo como le fue posible, pero no pudo sopesarlo todo.

Un investigador que no participó en el estudio fue más terminante.

"Probablemente no sea el consumo ligero de alcohol", planteó Timothy Stockwell, director del Instituto Canadiense para la Investigación sobre el Uso de Sustancias de la Universidad de Victoria. "Es probable que sea otra cosa relacionada con esas personas".

Pero, ¿qué hay de las evidencias que vinculan un consumo de alcohol entre ligero y moderado con un riesgo más bajo de enfermedad cardiaca?

A lo largo de los años, muchos estudios han sugerido que existe ese beneficio, pero siempre tenían limitaciones, dijo Stockwell. Un problema importante, explicó, es que los que bebían en el pasado pero ya no beben se incluyen a menudo como "no bebedores", y algunos de los ya no beben quizá tuvieran que dejarlo por razones de salud o por problemas con la bebida.

En su propia investigación, Stockwell ha encontrado que cuando se tienen en cuenta estas limitaciones del estudio, los "beneficios" de beber con moderación desaparecen.

Kunzmann se mostró de acuerdo en que la cuestión de los que bebían en el pasado pero ya no lo hacen es un problema en muchos estudios. Pero a las personas mayores de este estudio se les preguntó por sus hábitos de bebida durante toda su vida, y el riesgo de mortalidad era más bajo entre las personas que habían bebido de forma ligera, en promedio, toda su vida adulta.

A lo largo de 9 años, casi el 10 por ciento de los participantes del estudio fallecieron, mientras que casi el 13 por ciento desarrollaron un cáncer, mostraron los hallazgos.

En comparación con los tenían un consumo ligero de alcohol, los que no habían bebido nunca durante toda su vida tenían más o menos un cuarto más de probabilidades de fallecer. Por otra parte, el riesgo fue de un 19 por ciento y un 38 por ciento más alto, respectivamente, entre los hombres y las mujeres que bebían de forma empedernida. ("Empedernido" se definió como entre dos y tres bebidas al día, para ambos sexos).

Por otra parte, el riesgo de desarrollar un cáncer tendía a aumentar cuanto mayor era la frecuencia con la que bebían las personas, en particular para los tipos de cáncer relacionados con el alcohol, como el cáncer de garganta, de boca, de esófago y de hígado.

Entonces, cuando los investigadores observaron el riesgo combinado de desarrollar cáncer o de fallecer, los que tenían un consumo ligero de alcohol siguieron estando arriba, pero no por mucho: los que no bebían tenían un 7 por ciento más de probabilidades de desarrollar cáncer o de fallecer que los que bebían de forma ligera.

Ese riesgo fue un 10 por ciento más alto entre los que bebían de forma empedernida, y un 21 por ciento más alto en los bebían de forma "muy" empedernida (3 bebidas o más al día).

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 19 de junio de la revista PLOS Medicine.

Por ahora, dijo Stockwell, no hay un consenso científico sobre lo que sería un nivel de bebida "de bajo riesgo".

Pero se mostró de acuerdo con Kunzmann en la moraleja: si usted ya bebe, minimice el consumo, y no empiece a beber más porque crea que el alcohol es bueno para usted.

"Es poco probable que su salud empeore por reducir la cantidad de alcohol que bebe", añadió Stockwell.