Más noticias

La dieta keto es popular, pero ¿es segura?

La dieta busca alterar el metabolismo del cuerpo al provocar un estado llamado cetosis

Los expertos advierten que esta dieta puede causar problemas de salud.
Los expertos advierten que esta dieta puede causar problemas de salud.

Estados Unidos

Cortes grasos de carne. Gruesos trozos de queso. Montones de tocino.

Esas son algunas de las características de la dieta "keto", que está de moda, y que es un plan de alimentación rico en grasas y bajo en carbohidratos que está arrasando en el país.

La dieta busca alterar el metabolismo del cuerpo al provocar un estado llamado cetosis, explicó Melanie Boehmer, dietista registrada en el Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York.

El cuerpo humano normalmente depende de los carbohidratos para la mayor parte de su energía rápida, pero en la cetosis el cuerpo cambia su enfoque primario a la quema de las grasas.

"Cuando se induce una cetosis intencionada en el cuerpo, el cuerpo se vuelve increíblemente eficiente en la quema de grasas para obtener energía", señaló Boehmer Y eso se traduce en una pérdida de peso.

Pero los nutricionistas advierten que la dieta es difícil de seguir, y que no incluye muchas verduras y frutas ricas en nutrientes.

También podría plantear posibles riesgos cardiacos, sobre todo para las personas con una enfermedad del corazón.

Orígenes en la atención de la epilepsia

La dieta keto se ha hecho popular hace poco, pero en realidad data de los años 20, cuando se desarrolló como tratamiento para la epilepsia, comentó Cat Taylor, dietista registrada de Nutrition on Demand, una firma de asesoría con sede en Washington, D.C.

En ese entonces, los médicos averiguaron que forzar la cetosis en las personas con epilepsia mediante una dieta baja en carbohidratos parecía ayudar a reducir las convulsiones, quizá al alterar el suministro de energía del cerebro, dijo Boehmer. Ese método dietético para la gestión de las convulsiones se sigue usando hoy día, aunque la mayoría de pacientes optan por unos fármacos anticonvulsivos efectivos.

"Hemos utilizado las dietas muy bajas en carbohidratos para tratar a los epilépticos en un ámbito clínico durante desde hace muchísimo tiempo", aseguró Boehmer. "Ahora es la primera vez que vemos que las use la población más general para la gestión del peso y la diabetes".

La dieta cetogénica estándar implica comer muchas grasas y cantidades moderadas de proteínas, y muy pocos carbohidratos, dijo Taylor. La composición tradicional es de un 70 por ciento de las calorías de las grasas, un 25 por ciento de las calorías de las proteínas, y un 5 por ciento de las calorías de los carbohidratos.

"Veo que mucha gente supone que la dieta keto incluye toda la grasa y proteína que desee, pero en realidad incluso las proteínas deben ser monitorizadas porque el cuerpo puede descomponer la proteína y transformarla en carbohidratos", indicó Taylor. "Las grasas son el único nutriente que el cuerpo no puede convertir en carbohidratos para obtener combustible".

Difícil de seguir

La dieta parece el sueño de un carnívoro, pero en realidad es muy complicada, dijeron Boehmer y Taylor. Las personas que siguen la dieta requieren de unos complejos planes de alimentación para obtener las cantidades adecuadas de grasas, proteínas y carbohidratos para inducir la cetosis.

Debido a esto, las personas de verdad deben adoptar la alimentación keto como un estilo de vida completo, en lugar de una dieta rápida, si desean perder peso a largo plazo, dijo Boehmer.

"Siempre que se habla de dietas, cuando hay un inicio y un final, nos preparamos para el fracaso automáticamente", advirtió Boehmer. "Diría que si la gente quiere probar el estilo de vida keto, sería una mejor forma de abordarlo, sabiendo que hay que educarse en términos de cómo serán las comidas. Sin duda hay una forma sana de hacerlo".

Entrar en la cetosis tampoco es fácil.

Las personas que adoptan la dieta desarrollan lo que se conoce como la "gripe keto", cuando su metabolismo cambia de los carbohidratos a las grasas, dijo Boehmer. Los síntomas pueden incluir fatiga, una función mental menos clara, un aumento del hambre, dificultades para dormir, náuseas, estreñimiento o diarrea.

La gripe keto por lo general comienza entre tres días y una semana tras el inicio de la dieta, y dura entre una y dos semanas, dijo Boehmer.

"Si dura más de tres o cuatro semanas, es probable que no tenga cetosis y que esté fluctuando" entre los dos estados metabólicos, anotó.

El error que las personas cometen que alarga la gripe keto es reintroducir los carbohidratos demasiado pronto en la dieta, dijo Boehmer.

"La recomendación es estar en cetosis de dos a tres meses antes de tan solo comenzar a intentar hacerlo", apuntó Boehmer.

’La pesadilla del cardiólogo’

Hay algunas preocupaciones sobre qué tan efectiva y saludable es la dieta keto, sobre todo porque no hay muchas evidencias científicas sobre la misma, dijo Taylor.

"Aunque hay algunos estudios pequeños que respaldan los beneficios de la dieta keto, no hay investigación corroborada basada en las evidencias que se haya publicado, y lo más preocupante es que el impacto a largo plazo de la dieta keto no está claro", advirtió Taylor.

A algunos nutricionistas les preocupa que al evitar los carbohidratos, las personas se pierdan de los nutrientes esenciales que se encuentran en muchas frutas y verduras ricas en carbohidratos, dijo Taylor.

"Varios nutrientes que son vitales para la salud se encuentran en alimentos muy ricos en carbohidratos, como las frutas, las verduras, las legumbres y los granos", apuntó Taylor. "Tan solo una manzana mediana contiene unos 17 gramos de carbohidratos netos. Esto es preocupante porque las vitaminas, minerales y fitonutrientes que contienen los alimentos mencionados arriba son vitales para la salud, la inmunidad y la prevención de las enfermedades".

La dieta keto también puede ser la pesadilla de un cardiólogo, añadió Taylor.

"El enfoque de la dieta keto en alimentos ricos en grasas es preocupante sobre todo si los individuos eligen una cantidad alta de grasas saturadas o trans, que se vinculan con un aumento en el colesterol LDL ’malo’ que se ha relacionado con unas mayores tasas de enfermedad cardiaca", dijo Taylor.

Los alimentos que pueden contribuir a una dieta keto saludable incluyen al pescado y el marisco, la res y las aves alimentadas con pasto, las verduras no almidonadas, los aguacates y las bayas, comentó Boehmer.

"Uno debe enfocarse en alimentos enteros que sean naturalmente bajos en carbohidratos", aconsejó Boehmer.

Una última advertencia: las personas que adopten la dieta keto no deberían engañarse con la pérdida rápida de peso del principio, aseguró Boehmer. Si comienzan a añadir carbohidratos demasiado pronto, recuperarán el peso y quizá alarguen la gripe keto.

"Cuando se pasa a una dieta cetogénica, las personas pierden mucho peso muy rápido", dijo Boehmer. "Esto en realidad no se debe a que estén perdiendo peso físico. Por lo general se debe a que los carbohidratos contienen más agua, así que están perdiendo peso de agua. Es otra cosa que hay que reconocer. Se necesita constancia para ver una pérdida de peso y un cambio reales".