Más noticias

Vinculan un exceso de carne y lécteos con un riesgo de insuficiencia cardiaca

La insuficiencia cardiaca puede reducir la esperanza de vida

Es importante controlar el consumo de las carnes rojas.
Es importante controlar el consumo de las carnes rojas.

Estados Unidos

Chicos, quizá sea mejor prescindir de esa hamburguesa con queso y de esa batida. Los hombres de mediana edad que se hartan de carnes, lácteos y otros alimentos ricos en proteínas podrían estar de camino hacia la insuficiencia cardiaca, informan unos investigadores.

Pero la proteína del pescado y los huevos no se vincula con un aumento en el riesgo de insuficiencia cardiaca, encontraron los investigadores.

"La popularidad de las dietas ricas en proteína ha aumentado en los últimos años, pero sus efectos a largo plazo para la salud no se conocen del todo", señaló Jyrki Virtanen, uno de los autores del estudio.

"Nuestros hallazgos indican que un consumo alto de proteína podría tener ciertos efectos adversos para la salud, sobre todo si la proteína proviene de fuentes animales", apuntó Virtanen, profesor adjunto de epidemiología nutricional en la Universidad del Este de Finlandia.

Pero un experto cardiaco de Estados Unidos no está convencido de que las conclusiones del estudio sean válidas.

"No está del todo claro a partir de este estudio si los hallazgos se relacionan con la dieta reportada por los participantes o con otros factores", dijo el doctor Gregg Fonarow, profesor de cardiología en la Universidad de California, en Los Ángeles.

Según la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), uno de cada cinco estadounidenses de a partir de 40 años de edad desarrollará una insuficiencia cardiaca. La afección debilita el corazón, de forma que no puede bombear suficiente sangre y oxígeno para satisfacer las necesidades del cuerpo.

La insuficiencia cardiaca puede reducir la esperanza de vida. Y como no existe una cura, la prevención (mediante la dieta y el estilo de vida) es vital, anotaron los investigadores.

No está claro ni cómo ni por qué la proteína podría aumentar el riesgo de insuficiencia cardiaca, comentó Virtanen.

Los aminoácidos son los componentes fundamentales de las proteínas. Virtanen especuló que algunos aminoácidos podrían estar implicados en la insuficiencia cardiaca. "Pero esta hipótesis es muy preliminar y necesita más confirmación", dijo.

Además de la proteína en sí, la preparación de la comida podría tener un rol importante en el riesgo de insuficiencia cardiaca, sugirió Virtanen.

"Por ejemplo, estudios anteriores sugieren que sería mejor preferir el pescado asado o a la plancha que la carne procesada", dijo.

Otra pregunta que todavía no puede responderse es si el mismo riesgo de insuficiencia cardiaca aplica a las mujeres, añadió Virtanen.

"Dado que actualmente hay pocas investigaciones publicadas sobre este tema, hallamos que es importante que nuestros resultados sean confirmados en otras poblaciones, y también en mujeres", planteó.

En el estudio, Virtanen y sus colaboradores recolectaron datos de más de 2,400 hombres finlandeses y les dieron un seguimiento promedio de 22 años. Los hombres tenían de 42 a 60 años de edad al inicio del estudio.

En el periodo del estudio, 334 desarrollaron insuficiencia cardiaca. En ese grupo, un 70 por ciento de la proteína consumida era de fuentes animales y un 28 por ciento de fuentes vegetales, mostraron los hallazgos.

El equipo de Virtanen dividió a los hombres en cuatro grupos basándose en la cantidad de proteína que comían a diario. Compararon a los hombres que consumían la mayor cantidad de proteína con los que menos proteína comían, y calcularon el riesgo de insuficiencia cardiaca.

El riesgo fue un 33% más alto para todas las fuentes de proteína en general, pero un 43% más alto para la proteína animal y un 49% más alto para los lácteos. La proteína vegetal se vinculó con un aumento del 17% en el riesgo de insuficiencia cardiaca, según el informe.

Solo la proteína del pescado y los huevos no se vinculó con el riesgo de insuficiencia cardiaca en este estudio.

Pero el estudio no puede probar una relación causal directa. Y los investigadores dijeron que es demasiado pronto para recomendar limitar el consumo de proteína para prevenir la insuficiencia cardiaca.

Para prevenir la insuficiencia cardiaca, la asociación del corazón recomienda actualmente una dieta rica en una variedad de frutas y verduras, granos enteros, productos lácteos bajos en grasa, aves, pescado, frijoles, frutos secos y aceites vegetales. (Evite los aceites tropicales, como el de palma y el de coco). Una dieta saludable limita los dulces, las bebidas endulzadas con azúcar y la carne roja.

Fonarow dijo que se necesitan más estudios para explorar con mayor profundidad la relación entre la dieta y el riesgo de insuficiencia cardiaca.

Un estilo de vida saludable es la mejor forma de prevenir la afección, que resulta en discapacidad, añadió.

"Los factores clave para prevenir la insuficiencia cardiaca incluyen mantener una presión arterial, un peso corporal y unos niveles de colesterol sanos, no fumar y participar en actividad física con regularidad", dijo Fonarow.

El informe aparece en la edición en línea del 29 de mayo de la revista Circulation: Heart Failure.