Más noticias

El ejercicio al aire libre

Es importante que se vista acorde con el tiempo

Estados Unidos

Hacer ejercicio al aire libre podría ser estimulante y mejorar mucho el estado de ánimo. Pero siempre tome unas sencillas medidas para permanecer seguro, en cualquier estación.

Para comenzar, vístase acorde con el tiempo. Haga frío o calor, eso en general implica usar capas para poder comenzar sin tener frío y quitarse capas a medida que se calienta.

Cuando haga calor, revise el índice de calor local. Esté atento a cualquier advertencia sobre el ozono que diga que estar al aire libre es inseguro antes de tomar la decisión de hacer ejercicio en exteriores.

Cuando comience a hacer ejercicio cuando hace calor, comience con sesiones cortas, y aumente la duración e intensidad de forma gradual a medida que su cuerpo se adapte. Cuando la temperatura aumente en verano, adapte el ejercicio como corresponda.

Algunos puntos esenciales para el tiempo caluroso:

Use ropa ligera y floja para mantenerse más fresco. Los colores oscuros absorben el calor. Use un sombrero o una gorra de ala ancha de un color claro para proteger su cabeza y cara del sol. Lleve agua adicional, dado que puede deshidratarse más rápido que cuando hace más frío. Conozca las señales de las enfermedades causadas por el calor:

Los calambres por calor, que son contracciones musculares incluso sin un aumento en la temperatura corporal.

El colapso asociado con el ejercicio, un mareo o desmayo inmediatamente tras hacer ejercicio. El golpe de calor, un aumento en la temperatura corporal, náuseas, dolor de cabeza, debilidad y piel fría y húmeda.

La insolación, que es una emergencia potencialmente letal en que la temperatura corporal supera los 104 ºF (40 ºC). Cuando haga frío, preste atención al índice de sensación térmica; los extremos pueden hacer que hacer ejercicio al aire libre sea peligroso incluso si se abriga bien, y que cualquier parte de la piel que esté expuesta sea vulnerable a la congelación. Cuando hace frío pero es tolerable, preste atención adicional a proteger las extremidades: la cabeza, las manos y los pies.

Puntos esenciales para el tiempo frío:

Use un gorro con orejeras para proteger su cabeza y una bufanda para proteger su cuello. Use un revestimiento delgado bajo unos guantes o mitones más gruesos. Si le sudan las manos, quítese el par exterior. Elija un calzado de ejercicio que sea un poco más grande de lo usual, y utilice calcetines termales gruesos o póngase dos pares de calcetines normales. También es posible sufrir una quemadura solar en invierno, como en verano, sobre todo durante los deportes de nieve a altitudes elevadas. Use un filtro solar de espectro amplio y un bálsamo labial con un FPS de 15 o más durante todo el año. Proteja sus ojos del brillo que se refleja de la arena, la nieve o el hielo con gafas de sol o de seguridad.

Manténgase bien hidratado independientemente de la temperatura. Beba agua antes, durante y después del ejercicio, aunque no tenga sed. Incluso cuando hace frío, puede deshidratarse rápidamente al sudar y por otros factores, pero quizá no lo note tan pronto.

Si tiene alguna afección médica, consulte al médico antes de hacer ejercicio al aire libre, sobre todo en el frío. Tal vez tenga que adoptar medidas de precaución especiales.