Más noticias

Las lesiones cervicales repcancerosas "moderadas" quizá no necesiten tratamiento, según un estudio

La NIC no es un cáncer cervical o de cuello uterino, pero tiene el potencial de llegar a ser un cáncer

Estados Unidos

Un nuevo estudio hace un llamado a que se haga una monitorización regular de las lesiones cervicales "moderadas" que podrían tener el potencial de progresar a un cáncer más adelante, en lugar de un tratamiento inmediato.

Las lesiones cervicales moderadas (lo que se conoce formalmente como neoplasia intraepitelial cervical de grado 2 [NIC 2]) son células anómalas en la superficie del cérvix.

La NIC no es un cáncer cervical o de cuello uterino, pero tiene el potencial de llegar a ser un cáncer. Pero en muchos casos estas células también pueden volver a la normalidad o mantenerse sin cambios.

Ahora mismo, la NIC 2 normalmente se trata. Pero algunos estudios han sugerido que las lesiones de NIC 2 con frecuencia se revierten completamente sin tratamiento y por lo tanto simplemente se las debería monitorizar.

Algunos expertos creen que este método podría ser especialmente importante para las mujeres más jóvenes, dado que tratar estas lesiones puede tener un riesgo para los futuros embarazos.

Pero, ¿el método de solo monitorizar las lesiones de NIC 2 es la ruta más segura?

Para ayudar a averiguarlo, un equipo británico dirigido por Maria Kyrgiou, del Colegio Imperial de Londres, revisó los datos de 36 estudios. Estos estudios incluyeron a 3,160 mujeres con NIC 2 a las que se monitorizó de forma activa durante al menos 3 meses.

Después de dos años, un 50% de las lesiones se habían revertido, un 32% persistieron, y un 18% progresaron a unas etapas más graves.

Pero en las mujeres menores de 30 años, la tasa de regresión fue del 60%, indicaron los investigadores, mientras que la tasa de persistencia fue del 23%, y la tasa de progresión fue del 11%.

Se reportaron solo 15 casos de cáncer cervical (un 0.5% de todas las pacientes), la mayoría en mujeres mayores de 30 años.

Basándose en los hallazgos, los investigadores concluyeron que la monitorización regular, en lugar de un tratamiento inmediato, está justificada en los casos de NIC 2.

Dos ginecólogos estadounidenses no relacionados con el estudio dijeron que la investigación ayuda a confirmar lo que muchos especialistas ya sospechaban.

"Los hallazgos del último estudio de la doctor Kyrgiou confirman lo que la mayoría de ginecólogos han sabido durante mucho tiempo: las NIC 2 con frecuencia se revierten y no necesariamente requieren un tratamiento, en particular en las mujeres jóvenes", dijo el doctor Adi Davidov, director de ginecología en el Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York.

"Muchos ginecólogos ya están tratando la NIC 2 de forma conservadora", indicó. "La Sociedad Americana de Colposcopia y Patología Cervical (American Society for Colposcopy and Cervical Pathology) en realidad tiene directrices que indican que si una paciente joven tiene una NIC 2 puede recibir observación sin realizar ningún tratamiento".

Aun así, Davidov y otro experto se mostraron de acuerdo en que la decisión final debe tomarla una paciente que haya sido informada de forma adecuada.

El nuevo estudio "nos da la confianza" para recomendar la observación (y no el tratamiento) en estos casos, dijo el Dr. Mitchell Kramer, presidente de obstetricia y ginecología en el Hospital de Huntington, en Nueva York.

"Una vez dicho esto, es importante que un médico revise todas las opciones y la información sobre el tema, para que la paciente puede tomar una decisión educada e informada sobre el tratamiento con la que se sienta cómoda", añadió Kramer.

Kyrgiou y sus colaboradores publicaron los hallazgos el 27 de febrero en la revista BMJ.