Más noticias

La obesidad podría provocar un paro cardiaco súbito en los jóvenes

El paro cardiaco repentino es provocado por una actividad eléctrica defectuosa

La obesidad en adolescentes es un riesgo para sufrir de un paro cardiaco súbito.
La obesidad en adolescentes es un riesgo para sufrir de un paro cardiaco súbito.

Estados Unidos

La obesidad y la hipertensión podrían tener un rol mucho más importante en el paro cardiaco súbito entre los jóvenes de lo que se pensaba, sugiere un estudio reciente.

Los hallazgos resaltan la necesidad de evaluar esos factores de riesgo a una edad más temprana, según los investigadores del Centro Médico Cedars-Sinai, en Los Ángeles.

"El beneficio añadido de esas evaluaciones es que se sabe que los esfuerzos tempranos por reducir el riesgo cardiovascular se traducen en una reducción de la enfermedad cardiovascular en la adultez", comentó en un comunicado de prensa del hospital el investigador líder, el Dr. Sumeet Chugh, director asociado del Instituto Cardiaco Cedars-Sinai.

El paro cardiaco repentino es provocado por una actividad eléctrica defectuosa. Es distinto de un ataque cardiaco, que por lo general es provocado por un bloqueo en las arterias del corazón. El paro cardiaco súbito puede ocurrir con poca o ninguna advertencia, y por lo general provoca una muerte inmediata.

El estudio analizó casi 3,800 casos de muerte por paro cardiaco súbito en pacientes de Oregón, y se enfocó específicamente en los que tenían de 5 a 34 años de edad. Aunque los casos ocurridos en las canchas de básquetbol y los campos de béisbol han recibido atención mediática, solo un porcentaje bajo de las muertes en el estudio ocurrieron mientras se jugaban deportes, señalaron los investigadores.

En lugar de ello, los investigadores encontraron que los pacientes tenían una tasa inesperadamente alta (de casi un 60 por ciento) de factores de riesgo de enfermedad cardiaca, como obesidad, hipertensión, colesterol alto, diabetes y tabaquismo.

El estudio, que abarcó más de 10 años, ofrece una nueva información importante sobre el paro cardiaco súbito en los jóvenes, aseguró Chugh.

"Una de las revelaciones de este estudio es que los factores de riesgo, como la obesidad, podrían tener un rol mucho más importante en los jóvenes que mueren por un paro cardiaco súbito de lo que se sabía antes", señaló.

Quizá sea útil evaluar estos problemas en niños y adolescentes durante sus chequeos médicos regulares, planteó Chugh.

El estudio aparece en una edición reciente de la revista Circulation.