Más noticias

Consejos esenciales para evitar los problemas estomacales durante las comidas de la época de fiestas

Las bacterias se ocultan en los alimentos crudos

Estados Unidos

Una afección estomacal puede arruinar rápidamente su celebración navideña.

Si le está enseñando a los niños a preparar las recetas familiares favoritas, incluya lecciones importantes sobre la seguridad alimentaria, aconseja la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics).

Lo que menos quiere regalarle a su familia es una enfermedad transmitida por los alimentos. A continuación, algunas sugerencias del grupo de pediatras para evitarlas:

Todo cocinero debe tener las manos limpias, y esto incluye a los pequeños ayudantes del chef. Asegúrese de que los niños se laven las manos bien y con frecuencia cuando manejen la comida.

Con frecuencia las bacterias se ocultan en los alimentos crudos, sobre todo en las carnes y las aves. Descongele la carne congelada en la nevera, no en la encimera.

Lave bien las frutas y verduras crudas antes de comerlas o añadirlas a los platos.

Lamer la masa de los tazones y las cucharas es tentador, pero probar ciertos ingredientes crudos, como los huevos, puede ser riesgoso. También, siempre que alguien pruebe la comida durante la preparación, debe lavar o reemplazar el utensilio utilizado.

Tras cocinar, guarde los alimentos perecederos en la nevera. No se deben dejar a temperatura ambiente durante más de dos horas.

También es importante mantener los ingredientes crudos separados de los alimentos cocinados. De forma similar, mantengan las herramientas de cocina usadas para remover o cortar los alimentos crudos separados de los demás utensilios.

Al cocinar con pequeños ayudantes, recuerde poner los tazones, tazas o bandejas con comidas o líquidos calientes lejos de los bordes de las encimeras o mesas. Los niños pueden tirarlas accidentalmente y quemarse.

De la misma forma, coloque los mangos de las ollas hacia la parte interior del fogón, y asegúrese de que los hornos de microondas estén fuera del alcance de los pequeños.

Tras las celebraciones, limpie todo alimento o bebida restante, aunque sea tarde. Los niños pequeños pueden levantarse temprano y probar las sobras, lo que podría conducir a enfermedades transmitidas por los alimentos o atragantamientos.