Más noticias

Cómo elegir el compañero ideal para viajar

Procura tener un plan en el destino que genere motivación y emoción tanto en ti como en tu compañero

Debe estar en constante comunicación con tu acompañante en todo lo relacionado con las actividades que realizarán
Debe estar en constante comunicación con tu acompañante en todo lo relacionado con las actividades que realizarán /

Redacción.

Elegir al compañero ideal para viajar y tener una buena actitud resulta tan importante como seleccionar la ropa, zapatos y otros artículos que se echan dentro de una maleta antes de dirigirse al destino.

Y es que no es lo mismo haber viajado con personas de la misma edad a los 12 o 13 años, ya que muchos gustos y la emoción que genera una travesía es compartida, que ya como adulto y escoger a un acompañante con personalidad o expectativas diferentes, dice Eduardo Calixto, jefe del departamento de Neurobiología del Instituto Nacional de Psiquiatría de México.

Es ahí cuando empacar tolerancia y respeto, pero, sobre todo, una gran disposición es indispensable para hallar un balance, afirma el experto.
"Hay que viajar con la mejor actitud, con el deseo de vivir la experiencia, conocer nuevas cosas y nunca perder la capacidad de sorprendernos", asegura.

Por eso, además de empacar traje de baño, sandalias y bloqueador para la playa; abrigo, gorro y guantes para ir a esquiar y tenis, chamarra y repelente para acampar en el bosque, es necesario incluir en tu maleta tolerancia, paciencia, respeto y una buena actitud, que podrían hacer la diferencia entre vivir una experiencia extraordinaria o una auténtica pesadilla.

Estas son algunas recomendaciones que harán del viaje una mejor experiencia.

Evita
- Viajar con personas que atraviesan procesos de depresión, como la pérdida de algún familiar, una separación o un cambio de trabajo.

- Crear expectativas muy altas sobre la travesía, ya que esto puede ocasionar que tú y tu acompañante tenga una mala experiencia.

- Querer extender un viaje más de lo que está programado y entender que todo tiene un inicio, un desarrollo y un final.

-Procura tener un plan en el destino que genere motivación y emoción tanto en ti como en tu compañero.

- Involucrar a los menores, en caso de que sea un viaje familiar, y crear dinámicas para que su experiencia sea más amena.

- Estar en constante comunicación con tu acompañante en todo lo relacionado con las actividades que realizarán.