Más noticias

Autoridades rusas piden bloquear el servicio de Telegram

La compañía se rehúsa a entregar las claves de encriptado que protegen sus conversaciones

Moscú, Rusia

El regulador ruso de telecomunicaciones acudió este viernes a la justicia para pedir el bloqueo de la mensajería Telegram, después de que esta rehusara entregar a los servicios de seguridad rusos (FSB) sus claves de encriptado que permiten leer los mensajes de los usuarios.

En un comunicado, la agencia de regulación Roskomnadzor afirmó haber lanzado un procedimiento ante un tribunal de Moscú para pedir que se "limite el acceso" a Telegram, mensajería fundada por el ruso Pavel Durov y conocida por ofrecer un alto nivel de confidencialidad.

El 20 de marzo, este organismo había dado a Telegram un plazo de 15 días para entregar sus claves de encriptado.

"Las amenazas de bloquear Telegram si no proporcionan los datos personales de sus usuarios no tendrán resultado. Telegram defenderá la libertad y la confidencialidad", escribió entonces Durov en Twitter.

El abogado que representa a la compañía, Pavel Chikov, afirmó que la prohibición sería anticonstitucional y las exigencias de las autoridades rusas son, de todos modos, imposibles de aplicar.

"La posición de Telegram sigue siendo la misma: las peticiones del FSB para que proporcionemos acceso a conversaciones privadas de usuarios son inconstitucionales, no se basan en la ley y no se pueden cumplir técnicamente ni legalmente", afirmó Chikov, que dirige un grupo de defensa de los derechos humanos que representa legalmente a la aplicación de mensajería.

Anteriormente, el activista ya había explicado que el muy complejo sistema de encriptado desarrollado por Telegram hace que la propia mensajería no tenga acceso a algunas comunicaciones.

Esta aplicación gratuita para teléfonos inteligentes, que permite a los usuarios intercambiar mensajes, fotografías y vídeos en grupos de hasta 5.000 personas, ha atraído a unos 200 millones de usuarios en el mundo desde su lanzamiento en 2013.