Más noticias

Niños y tecnología: ¿A qué edad darle un celular?

Esto es lo que recomiendan los expertos

En muchas partes del mundo, los niños se exponen al uso de la tecnología a una edad cada vez más temprana. Muchos de ellos no están preparado para todo lo que eso implica.
En muchas partes del mundo, los niños se exponen al uso de la tecnología a una edad cada vez más temprana. Muchos de ellos no están preparado para todo lo que eso implica.

Redacción

Los niños adquieren el acceso a la tecnología a una edad cada vez más temprana y muchas veces lo hacen sin estar realmente preparados para eso.

Esto hace surgir el debate entre los padres sobre la edad más apropiada para darle un celular a los hijos, tomando en cuenta que, como señalan algunos pediatras, un celular no es un juguete.

Para muchos padres es fácil darle un teléfono celular a sus hijos pequeños para que se entretengan y no causen molestia, pero a medida que crecen el asunto se vuelve más complicado.

“La respuesta no tiene números mágicos”, señala María Álvarez, quien dirige una consejería familiar en la ciudad de San Francisco (California, EEUU) y observa que con frecuencia los niños recurren al chantaje emocional hacia sus padres, con frases como “todos mis amigos tienen uno”.

¿Qué pueden hacer los padres en esta situación?

Cuestión mundial

De acuerdo con los datos de la organización Net Children Go Mobile, el 46% de los niños de entre 9 y 11 años ya tienen su propio celular.

En los Estados Unidos sucede incluso más pronto, pues para cuando cumplen los 8 años, muchos niños ya tienen un celular.

En América Latina el promedio parece estar alrededor de los 12 años, edad a la que se calcula que el 60% de los niños de la región recibe su primer dispositivo y es precisamente a esta edad en la que experimentan un mayor número de interacciones sociales a medida que se adentran en la adolescencia.

Antes de esa edad, los niños en general no necesitan un celular, indica una especialista, ya que la información que necesitan pueden obtenerla con otros aparatos como la computadora de la casa o una tableta.

Adolescentes con celulares(800x600)
La presión de grupo y el aumento de interacciones sociales en la adolescencia motivan a menudo a los padres a proveerles un celular a los hijos.

Pero luego, a partir de los 12 o 13 años, los padres deben comenzar a plantearse la idea de proporcionarle al niño un celular, una decisión que depende de diversos factores.

“La pregunta no es a qué edad darle un teléfono a nuestro hijo, sino qué tipo de teléfono”, apunta el pediatra David Hill, de la Academia Estadounidense de Pediatría, citado por BBC Mundo.

En esto concuerda con lo que apunta Álvarez, quien plantea que más que la edad, lo que hay que evaluar es el nivel de madurez del niño.

También conviene analizar la motivación: ¿En realidad lo necesita o se trata más bien de mera presión social?

En cualquier caso, si los padres deciden darle un celular a su hijo, hacen bien en fijar algunas reglas.

Reglas de uso

Algunas reglas que los padres pueden fijar es no llevar el teléfono a la mesa a la hora de comer, ni tampoco quedarse despiertos hasta tarde usándolo.

Por supuesto los padres deben también, a estos respectos, predicar con el ejemplo.

No hay que olvidar que si bien el celular resuelve algunos problemas, también crea otros y estos es especialmente cierto en el caso de los jóvenes.

Los padres tendrían que establecer algunos controles y acordar que visitar ciertos sitios o descargar ciertas aplicaciones queda absolutamente descartado.

Control parental celular(800x600)
Los padres pueden proteger a los hijos de los peligros del celular estableciendo controles y fijando reglas.

Algunos especialistas recomiendan además no presentarle al hijo el teléfono como un regalo con el que puede hacer lo que le plazca, sino más bien como una herramienta que sus padres le prestan, la cual debe cuidar y devolver cuando así se le exija.

Álvarez concluye diciendo que cuando a un hijo se le da un celular comienza una etapa completamente nueva tanto para el joven como para la familia, con todos los cambios en la dinámica de las relaciones que eso implica y no hay que olvidar que darle un celular a un hijo equivale en cierto sentido a poner el mundo en sus manos.