Más noticias

Vecinos de Morazán, Yoro, piden justicia y respeto por la vida

Con caminata pacífica, pobladores repudian la muerte del pequeño Frelin Márquez.

Pancaras con mensajes de perdón mostraban los miembros que asistieron a la marcha pacífica realizada hoy en El Progreso, Yoro. Foto: Lilian Ramírez
Yoro, Honduras. “Queremos que la sangre derramada del pequeño Frelin Humberto Márquez no sea en vano. Pedimos un alto a la violencia en nuestro país”, expresó Félix Banegas, miembro de la Pastoral Social de la Iglesia Católica, durante la Caminata por la Vida, realizada ayer en este municipio. La actividad, organizada por la feligresía católica y el instituto Francisco Javier, tuvo lugar por la tarde con la participación de niños, estudiantes, autoridades y padres de familia que se unieron para pedir un alto a la violencia. “Repudiamos este acto violento contra la vida de un pequeño inocente y cualquier otro caso que se suscite en el municipio”, expresó el alcalde Mauricio Handal. El funcionario agregó que es necesario un cambio de actitud en los hondureños para que no se siga generando más violencia en el país. “Nos solidarizamos con la familia de Frelin Humberto Márquez, pero también pedimos a las autoridades que hagan lo que le corresponde porque no podemos seguir viviendo en la impunidad”, expresó el sacerdote Edilberto Barahona. El párroco agradeció el apoyo de la población a la actividad. “Sabíamos que teníamos que hacer algo para alzar nuestra voz y con esta caminata queremos decirle al mundo que en Morazán rechazamos la violencia, que somos un pueblo de paz”.   Claman por seguridad Los pobladores expresaron su temor a que un hecho similar ocurra en el municipio y por eso piden al Gobierno que redoble sus esfuerzos para brindar mayor seguridad. “Si atacaron a un niño indefenso que no hacía daño a nadie, significa que todos estamos expuestos”, expresa Rocío Alvarenga, estudiante. Luis Ochoa, comunicador de Morazán, expresa que la consternación y el temor son generalizados en toda la población. “Habíamos tenido malas experiencias, pero nunca como lo sucedido a este niño y más aún en una colonia donde la mayor parte de personas son familias que proceden de una misma comunidad”, lamentó. Agrega que la Iglesia Católica ha emprendido fuertes campañas de lucha contra la violencia. “Debemos retornar a los valores morales y espirituales para que nuestra sociedad cambie y no haya más hechos como el que sucedió hace unos días”. La Caminata por la Vida finalizó con una misa, en la que los participantes elevaron una plegaria a Dios para que vuelva la paz a Morazán y en todo Honduras.

Yoro, Honduras. “Queremos que la sangre derramada del pequeño Frelin Humberto Márquez no sea en vano.

Pedimos un alto a la violencia en nuestro país”, expresó Félix Banegas, miembro de la Pastoral Social de la Iglesia Católica, durante la Caminata por la Vida, realizada ayer en este municipio.

La actividad, organizada por la feligresía católica y el instituto Francisco Javier, tuvo lugar por la tarde con la participación de niños, estudiantes, autoridades y padres de familia que se unieron para pedir un alto a la violencia.

“Repudiamos este acto violento contra la vida de un pequeño inocente y cualquier otro caso que se suscite en el municipio”, expresó el alcalde Mauricio Handal.

El funcionario agregó que es necesario un cambio de actitud en los hondureños para que no se siga generando más violencia en el país. “Nos solidarizamos con la familia de Frelin Humberto Márquez, pero también pedimos a las autoridades que hagan lo que le corresponde porque no podemos seguir viviendo en la impunidad”, expresó el sacerdote Edilberto Barahona. El párroco agradeció el apoyo de la población a la actividad. “Sabíamos que teníamos que hacer algo para alzar nuestra voz y con esta caminata queremos decirle al mundo que en Morazán rechazamos la violencia, que somos un pueblo de paz”.

Claman por seguridad

Los pobladores expresaron su temor a que un hecho similar ocurra en el municipio y por eso piden al Gobierno que redoble sus esfuerzos para brindar mayor seguridad.

“Si atacaron a un niño indefenso que no hacía daño a nadie, significa que todos estamos expuestos”, expresa Rocío Alvarenga, estudiante. Luis Ochoa, comunicador de Morazán, expresa que la consternación y el temor son generalizados en toda la población.

“Habíamos tenido malas experiencias, pero nunca como lo sucedido a este niño y más aún en una colonia donde la mayor parte de personas son familias que proceden de una misma comunidad”, lamentó.

Agrega que la Iglesia Católica ha emprendido fuertes campañas de lucha contra la violencia.

“Debemos retornar a los valores morales y espirituales para que nuestra sociedad cambie y no haya más hechos como el que sucedió hace unos días”.

La Caminata por la Vida finalizó con una misa, en la que los participantes elevaron una plegaria a Dios para que vuelva la paz a Morazán y en todo Honduras.

Frelin Humberto Márquez,ASESINATO,ABOMINABLE,MENOR,MARCHA,JUSTICIA,CRIMEN,YORO,