Más noticias

Acribillan en emboscada a inspectora y ex policías

Los fallecidos son la oficial Wendy Waleska Aguilar Sánchez, 29, su novio Selvin Laínez Pérez, 23, y el primo de éste, Henry Leonel Pérez, 21.

/

Una inspectora de la Policía Preventiva y dos ex miembros de ese cuerpo policial murieron ayer acribillados a balazos y sus cuerpos quedaron carbonizados en el sector de Ocote Paulino, Morazán, Yoro.

Los fallecidos son la oficial Wendy Waleska Aguilar Sánchez, 29, su novio Selvin Laínez Pérez, 23, y el primo de éste, Henry Leonel Pérez, 21.

Estos dos últimos eran originarios de ese mismo lugar y ex agentes policiales.

Wendy Waleska Aguilar estaba asignada a la policía comunitaria en Tegucigalpa.

El hecho se registró a las once de la mañana, cuando los ahora occisos tenían menos de 20 minutos de haber salido en una camioneta Runner blanca, propiedad de Selvin Laínez, de la aldea Mango Seco, en la misma zona, adonde habían llegado el domingo para visitar a la familia Pérez.

Ultimo adiós

“Fue un placer haberla conocido, suegra, volveré pronto”, fueron la palabras de despedida que le dijo la inspectora a María Magdalena Pérez, madre de Selvin, pues la pareja ya planificaba unir muy pronto sus vidas en matrimonio. Era la primera vez que la inspectora llegaba a la zona.

Su hijo también se despidió con un gran abrazo y de igual manera su sobrino Henry, sin imaginar que a pocos kilómetros estaban varios sujetos esperándolos para matarlos.

Los tres salieron de la vivienda de doña María, una conocida dirigente del grupo indígena La Candelaria, del sector de Ocote Paulino.

Selvin manejaba el carro, al lado venía Wendy y en el asiento de atrás iba Henry. Al pasar por el sitio conocido como La Sierrita, una zona rodeada de pinos, los ocupantes del automotor fueron atacados a balazos por sus asesinos que, por señales en la maleza, se presume que tenían varias horas de estar esperando a sus víctimas.

Los desconocidos no les dieron tiempo a la inspectora ni a los ex policías; se apostaron en lugares estratégicos de la carretera de tierra entre los pinares de esas montañas. El jefe noroccidental de la Policía, Guillermo Arías, manifestó que en la escena del crimen se encontraron cápsulas de pistola 9 mm, Fusil M-16 y AK-47, por lo que presumen que los criminales, luego de atacar a los ocupantes del vehículo, el cual se detuvo al pie de un barranco, los remataron y les prendieron fuego. “Un equipo especial ya trabaja en las investigaciones para dar con los responsables del triple crimen”, dijo el oficial.

Luego del hecho, el jefe departamental de la Policía de Yoro desplegó varias patrullas en el sector y las carreteras para tratar de ubicar a los posibles sospechosos, pero no se detuvo a nadie.

Pleito por tierras

María Magdalena Pérez aseguró que el responsable de las muertes es un terrateniente de Ocote Paulino que por muchos años ha intimidado y matado indígenas para quedarse con sus propiedades.

“Ese señor mandó a matar a mi hijo y los otros dos. En abril de 2006 también asesinó a un hermano mío. Pedí asilo político en Italia hace cuatro años para proteger mi vida”, dijo.

La dama explicó que en mayo de este año ingresó en el país por punto ciego con la intención de tramitar los documentos de Selvin y otros tres hijos para sacarlos del país por las amenazas del terrateniente.

Lamentó que el Gobierno y varias organizaciones defensoras de las etnias no hayan atendido el llamado de protección.

La señora y sus hijos dejaron su comunidad ayer para proteger sus vidas.