Más noticias

Dos muertos, heridos y destrucción por rastra desenfrenada

El incidente se produjo la tarde de ayer en el bulevar Fuerzas Armadas, de la capital, entre las colonias 21 de Febrero y El Progreso.

VER MÁS FOTOS
Al menos dos kilómetros	recorrió la rastra por el bulevar FF AA, sin poder ser controlada por Ángel Torres.
Al menos dos kilómetros recorrió la rastra por el bulevar FF AA, sin poder ser controlada por Ángel Torres.

Comayagüela, Honduras

Una fatídica y mortal tarde, en la que dos personas perdieron la vida y varias resultaron heridas, protagonizó ayer el conductor de una rastra cargada de gravín, en una de las arterias viales más transitadas de la capital.

El reloj marcaba las 3:35 pm. Una hora en la que habitualmente comienza a apretar el tráfico en el bulevar Fuerzas Armadas y por ende la aglomeración de automotores.

Carros iban y venían de norte y sur. De repente el estruendoso sonido del motor de la pesada rastra y el alarmante claxon avisaban que una tragedia estaba a punto de desatarse.

De la nada, el vehículo de carga se salió de la calle y comenzó a invadir el paso de los peatones, tomando a varios por sorpresa, unos metros después de donde funcionaron las salas de cine Plaza San Pedro, en la colonia Centroamérica Oeste.

El descontrolado cabezal empezó a llevarse todo lo que encontraba a su paso. Su primer impacto fue contra el muro de concreto que rodeaba un árbol de acacia, frente a unas casetas de venta de golosinas en la colonia 21 de Febrero, a la orilla del bulevar.

A solo metros de haber causado el primer desastre se llevó por delante el taxi con registro número 5227, el que quedó muy dañado, con lo vidrios quebrados y la estructura achatada. El fuerte golpe en el taxi provocó que el conductor de la unidad perdiera el control y se llevara de encuentro a don Santos Evelio Contreras, quien caminaba tranquilamente por la zona. La desenfrenada carrera continuó sin que nada pudiera detener el carro que, al parecer, llevaba una falla en el sistema de frenos. Pasó la colonia 21 de Febrero, luego el puente peatonal que está a inmediaciones de un parque de diversiones en esa zona, pero la situación se agravó.

tc accidente 100818 (2)(800x600)
Los familiares de don Santos Contreras lloran al ver el cadáver de su pariente.

La peor parte

Al llegar a la pendiente de la colonia El Progreso, el tráfico vehicular se volvió más congestionado, y Ángel Jonathan Torres Morazán, motorista de la rastra, como si condujera un vehículo liviano, empezó a esquivar a los demás carros, logrando no golpear a varios. Pero en ese frenesí destruyó otro carro, un pick-up verde marca Ford Ranger, el que se lanzó a un lado de la vía. Entre más avanzaba, más era la velocidad que tomaba la pesada máquina de hierro y madera.

El conductor (de 33 años), en un intento desesperado de no seguir causando estragos, dirigió el cabezal de manera que cruzara la mediana y la calzada que va con dirección al norte. Y así fue. Solo pasó el puente de la colonia El Progreso y el camión cruzó velozmente la mediana y la otra calle. Sin embargo, esa maniobra provocó que otra persona perdiera la vida. En ese trayecto colisionó contra un carro doble cabina marca Nissan Frontier que iba con dirección norte e hizo que se fuera a estrellar al muro de una iglesia. Seguido embistió a otro taxi con registro 848, el cual destruyó y cuyo conductor de nombre Will Nicolás López resultó herido.

Y ya casi para detenerse de su frenético y mortal descenso atropelló a Carlos Alfredo Flores Zelaya (de 27), un motoclista que quedó bajo la pesada estructura y aunque fue llevado al Hospital Escuela murió al ser ingresado. Además al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) fue llevado herido Hamilton Bardales.

Después de la devastación, la rastra se detuvo al final del muro del Instituto Central Vicente Cáceres.

El conductor fue detenido por la Policía. En la zona se formó un enorme tráfico vial durante varias horas.

tc accidente 100818 (4)(800x600)
Los heridos fueron llevados al hospital.