Más noticias

Zozobra en Copán tras la muerte de niña de 13 años

Consternación en sepelio de Andrea Valeska López. La Policía asegura que trabaja para dar con el paradero de los victimarios.

Familiares, compañeros de escuela y amigos dieron el último adiós a la niña Andrea Valeska López.
Familiares, compañeros de escuela y amigos dieron el último adiós a la niña Andrea Valeska López.

Santa Rosa de Copán, Honduras.

Consternación y temor invaden a los pobladores del barrio Las Cidras. Ayer sepultaron a la niña Andrea Valeska López Murcia (de 13 años) y los vecinos viven en zozobra porque los asesinos aún están libres.

La menor se perdió la noche del domingo en el barrio Las Cidras y su cuerpo fue encontrado casi 24 horas después cuando bomberos apagaban un incendio en el sector, el cual fue provocado por la persona que le quitó la vida a la menor en un intento de borrar evidencias.

El portavoz de la Unidad Departamental Policial de Copán, Gregorio Cornejo, reiteró que un equipo de la Dirección Policial de Investigación “continúa haciendo las investigaciones y esperamos poder dar respuesta pronto”.

Cornejo indicó que tienen una causa de muerte establecida y que con los demás estudios forenses avanzan en la investigación.

Despedida

El ataúd de madera, sellado completamente, fue cubierto de flores, mientras que los amigos y compañeros de escuela lo mantenían rodeado en señal de acompañamiento.

Roxana López, vecina de Las Cidras, lamentó la trágica muerte de la menor y con la voz entrecortada aseguró que desde lo ocurrido gran parte de los pobladores se encuentran atemorizados, pues aseguran que los hechores del crimen “viven en esa misma colonia”.

“No es justo lo que le hicieron a esta niña. Yo pienso que yo tengo mis hijas y en esa colonia hay muchas niñas más pequeñas y de la misma edad que les puede pasar lo mismo. Clamamos a la Policía que haga algo y a las autoridades que al menos nos iluminen el barrio”, reclamó López, en medio del sepelio.

El portavoz de la Policía indicó que “el día del incidente los mismos vecinos se culparon por no denunciar y permitir que en algunas casas se refugiaran personas que se dedican a cometer actos delictivos”.