Más noticias

A narcos de Olancho ligan al exoficial Leiva Natarén

Los investigadores aseguran que el subcomisionado de policía (r) tiene un patrimonio injustificado de 300 millones.

José Orlando Leiva Natarén viajó con frecuencia en los últimos meses  a Estados Unidos, adonde se quedó la semana pasada.
José Orlando Leiva Natarén viajó con frecuencia en los últimos meses a Estados Unidos, adonde se quedó la semana pasada.

San Pedro Sula, Honduras.

Con dos familias de Olancho acusadas de narcotráfico, y a las que les aseguraron propiedades, está ligado el subcomisionado (r) José Orlando Leiva Natarén, quien ahora es buscado en Estados Unidos por lavado de activos.

Según las investigaciones, el exoficial Leiva Natarén durante estuvo en la Policía Nacional amasó una fortuna de 300 millones de lempiras, los cuales invirtió en una empresa, propiedades y cuentas bancarias.

Durante sus 25 años de servicio en la Policía ocupó cargos, como jefe de la unidad especial Cobras, en 2012 fue director del centro penal de San Pedro Sula y luego pasó a otros cargos en departamentos de la institución policial.

Las investigaciones de la Fiscalía señalan que en los últimos diez años de su carrera policial, Leiva Natarén comenzó a aumentar su capital invirtiendo en propiedades y depositando grandes sumas en cuentas bancarias.

Según las pesquisas de los investigadores, el ahora acusado siendo miembro de la Policía Nacional mantuvo nexos con miembros de familias de Olancho involucradas en tráfico de drogas.

En las descripciones de los equipos de investigación que le siguieron la pista a Leiva Natarén lo señalan como un hombre calmado, no era ostentoso y al parecer le gustaba pasar desapercibido.

Luego de las sospechas de que su patrimonio había crecido comenzó a ser investigado junto con otros 14 altos oficiales de la Policía Nacional.

Un informe de la desaparecida Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (Diecp) encontró una incongruencia de 138 millones de lempiras.

En 2014, el informe fue enviado al Tribunal Superior de Cuentas (TSC), así como a la Fiscalía que comenzaron las investigaciones encontrando que en el período 2006-2017 Leiva Natarén presentó un comportamiento atípico, llegando a mover 913 millones de lempiras.

La Unidad Fiscal de Apoyo al Proceso de Depuración Policial afirma que el exoficial tuvo un incremento injustificado de 300 millones de lempiras. Leiva Natarén y su esposa Nancy Patricia Sánchez son acusados de lavado de activos, y ahora son buscados en Estados Unidos.