Más noticias

Sepultan a hondureña que cayó de la “Bestia”

Aída Elizabeth murió en Villa Hermosa luego de haber sido arrollada por la Bestia cuando iba en busca del sueño americano

El cuerpo de Aída Elizabeth Ordóñez fue sepultado en la aldea Agua Dulce, Jutiapa, Atlántida.
El cuerpo de Aída Elizabeth Ordóñez fue sepultado en la aldea Agua Dulce, Jutiapa, Atlántida.

La Ceiba, Honduras

En el cementerio de la comunidad que la vio crecer fueron sepultados ayer los restos de Aída Elizabeth Ordóñez Flores (de 23 años), quien perdió la vida el mes pasado en México al ser arrollada por un tren cuando iba en busca del sueño americano.

Aída Elizabeth, quien salió de La Ceiba el 30 de marzo en un segundo intento en busca de mejores oportunidades para su vida y la de su familia en Estados Unidos, falleció en Villa Hermosa, México, el 13 de abril, tras haber sido mutilada por la Bestia. La joven estaba embarazada.

Desde que se supo de su muerte, los familiares y amigos de la joven hicieron gestiones con las autoridades locales y el Gobierno para repatriar sus restos.

Tras varios días de angustiosa espera, el sábado en horas del mediodía fue trasladado su cuerpo a la comunidad de Agua Dulce, municipio de Jutiapa, lugar adonde cerció Aída Elizabeth.

Entre lágrimas y tristeza, en el cementerio de esta misma localidad sus familiares y amigos le dieron el último adiós la mañana del domingo.

“Esto ha sido duro para nosotros, gracias a Dios que pudimos trasladar su cuerpo sin muchas dificultades, agradecemos el apoyo que nos dio el Gobierno”, dijo Brenda Ordóñez, hermana de la infortunada joven.

El cuerpo de la muchacha venía en una bolsa sellada, y en el exterior de su ataúd traía una etiqueta con su nombre. “No pudimos ver su cara, solo nos entregaron los documentos que la identificaron a ella. La velamos solo la familia y sus amigos cercanos”, expresó la hermana.

Aída Ordóñez era madre de dos hijos. “Ella lo que más me pidió fue que le cuidara a sus dos hijos. Es triste esta realidad, pero ahora nos toca seguir adelante”, relató.

Su cuerpo fue trasladado vía terrestre desde Chiapas, México, hasta la aldea Agua Dulce, Jutiapa, Atlántida.