Más noticias

De homicidio culposo acusan a conductora que cayó en el Ulúa

La joven Jenifer Gómez se ofreció llevar a María Toribia (63) para que le curaran un pie, sin imaginar que la acusarían por negligencia al conducir.

El vehículo conducido por la acusada cayó en el río Ulúa. Los parientes del pequeño muerto y la abuela afirman que la conductora no tenía suficiente pericia.
El vehículo conducido por la acusada cayó en el río Ulúa. Los parientes del pequeño muerto y la abuela afirman que la conductora no tenía suficiente pericia.

Pimienta, Cortés.

Las autoridades de investigación en Honduras preparan una acusación contra la joven que conducía el vehículo que cayó ayer en el río Ulúa, que derivó en la muerte de un niño de cinco años y de su abuela.

La joven Jenifer Gómez, quien quiso ayudar a la fallecida para que la curaran uno de sus pies afectado por la diabetes, es acusada ahora de homicidio culposo en perjuicio del pequeño Ever Omar Quintero (5) y de su abuela María Toribia Pérez (de 63).

Ambos murieron ayer por ahogamiento al caer en el río Ulúa en las cercanías del puente de Pimienta. Viajaban en el auto junto a otras tres personas que sobrevivieron al percance.

María Toribia y el pequeño Ever son velados en la aldea Corte de Culebra, de Pimienta.

Testigos del accidente informaron que a eso de las 10:30 am de ayer, el carro, un turismo rojo, circulaba por una calle de tierra adyacente al puente.

La sobreviviente del percance Rosa Elena Perdomo, hija de la sexagenaria y tía del infortunado niño, relató que ellos salieron de la comunidad Corte de Culebra temprano en la mañana y se dirigieron rumbo a la aldea La Venta.

Detalló que iba en el vehículo junto a su mamá y su sobrinito, después de que Jenifer Gómez y una tía de esta, identificada como Sara Gómez, decidiera llevarlos a la aldea La Venta para que le curaran un pie a la fallecida, quien tenía una úlcera pues era diabética.

Expresó que cuando venían de regreso por una calle de tierra adyacente al puente, a unos 300 metros de la carretera CA-5 en Pimienta, Jenifer Gómez hizo un giro en el timón para evitar chocar con unos mototaxis que estaban aparcadas en ese lugar.

Perdomo indicó que al evitar chocar con los mototaxis la mujer perdió el control del carro y cayeron en el río.

Relató que las personas que estaban en el lugar las auxiliaron y las rescataron con vida a ella, a Jenifer y Sara Gómez.

Expresó que su mamá se ahogó dentro del vehículo y a su sobrinito no lo encontraron, ya que supuestamente salió volando del automóvil cuando iba en el aire antes de caer al agua.

Rosa Elena Perdomo dijo: “Es que Jenifer no podía manejar muy bien y por capearse los mototaxis se fue para abajo”.

“Unos hombres nos auxiliaron a nosotros, pero a mi mamá costó que la sacaran del carro porque se dio vuelta y por eso murió. Dios me salvó a mí. Yo lo que quisiera es que mi mamá y el niño estuvieran vivos”, expresó Perdomo en medio de su llanto.

Indicó que su mamá venía en el asiento delantero del carro a la par de la conductora.