Más noticias

Dos sicarias asesinaron a sangre fría a conductor de rapidito de la ruta uno

Mario Alcides Fuentes Mejía tenía casi 20 años de trabajar en el sector transporte.

El ataque al conductor del bus de la ruta uno ocurrió en la colonia La Paz.
El ataque al conductor del bus de la ruta uno ocurrió en la colonia La Paz.

San Pedro Sula, Honduras.

A pocos minutos de haber salido de la Gran Central Metropolitana, el conductor de un rapidito de la ruta uno fue asesinado a balazos por dos mujeres sicarias que se hicieron pasar por pasajeras.

La víctima es Mario Alcides Fuentes (de 37 años), quien ayer muy temprano salió de su vivienda, pero las criminales no lo dejaron regresar.

El hecho violento sucedió cerca de las 2:30 pm, cuando Mario cumplía la segunda vuelta de la ruta. Jorge Rodríguez, vocero de la Policía Nacional, dijo que en la colonia La Paz, dos personas vestidas de mujeres le hicieron parada al bus y al subir una de ellas le disparó al conductor. En el lugar hay cámaras de vigilancia del 911, en las que quedó registrado cómo ocurrió el asesinato.

Al escuchar los disparos, los pasajeros salieron corriendo del bus Toyota Coaster, con placas AAD 0696 y registro 072. Por el sector pasaba una patrulla de la Policía de Tránsito, cuyos agentes al llegar a la escena vieron al conductor tirado en el pavimento, y que aún estaba con vida. Un agente policial relató que lo subieron a la paila de la patrulla, pero falleció antes de llegar a la sala de emergencia del hospital Mario Rivas.

ar-conductor2-190118(1024x768)
Fuentes murió cuando era trasladado al hospital Rivas.

Al poco tiempo del asesinato llegaron familiares del conductor, quienes lamentaron que los criminales sigan acabando con la vida de personas trabajadoras. “No tenía problemas con nadie, era un hombre inocente con casi 20 años de trabajar en buses, desde muy joven empezó en la ruta cuatro y ya tenía varios años en la ruta uno”, relató entre lágrimas la esposa del fallecido.

Fuentes era originario de Ocotepeque, pero desde muy joven se mudó a San Pedro Sula con el fin de buscar un futuro mejor. El ahora occiso deja dos hijas de ocho y 12 años de edad que dependían de su manutención.

Los parientes relataron que Fuentes desde temprano hizo la primera vuelta en todo el recorrido de la ruta, pero después fue al taller para revisiones del bus, y ya en horas de la tarde muy entusiasmado iba a cumplir con el segundo recorrido sin imaginarse que asesinas lo esperaban en el camino. Fuentes quedó en una camilla en las afueras de la sala de emergencia, hasta donde llegaron las autoridades de Medicina Forense y del Ministerio Público para hacer el levantamiento del cadáver y trasladarlo a la morgue. Varios equipos de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) trabajan en el caso para dar con el paradero de las asesinas.