Más noticias

Ocho mareros matan a vendedora de baleadas

Los sujetos le quitaron la vida a una mujer que se dedicaba a la venta de baleadas en Ciudad España.

El cuerpo de la víctima fue retirado de la morgue.
El cuerpo de la víctima fue retirado de la morgue.

Tegucigalpa, Honduras.

Sin poder creer que perdió al amor de su vida, así estaba ayer en la morgue capitalina el esposo de Sarin Anabel Reyes Duarte (de 31 años), una humilde mujer asesinada en la aldea Ciudad España, de la capital.

Ella se dedicaba a vender baleadas en una acera, a pocos metros de su casa. Todo cambió la noche del miércoles cuando ocho sujetos armados llegaron y le dispararon a quemarropa, quitándole la vida al instante.

“Teníamos 18 años juntos y esos tipos me la quitaron, no puede ser”, expresó el esposo.

Él contó que una vecina de la colonia había amenazado a su mujer en varias ocasiones. El esposo denunció que la responsable de haber ordenado que asesinaran a su mujer se llama Waleska, quien vive en esa colonia. También manifestó que quienes le dispararon a su mujer son pandilleros de la 18.

La pareja tiene tres hijas pequeñas que están en la escuela. “La acompañé al puesto, le di un beso y un abrazo, luego me fui a la casa a bañarme”, relató el esposo de la víctima.

La niña mayor de la pareja (de 13 años)estaba acompañando a su mamá.

Cuando el esposo se estaba bañando escuchó unos disparos cerca y se preocupó.

Salió corriendo a ver y constató una dantesca escena: su mujer estaba tirada en un gran charco de sangre, al lado de su puesto de baleadas.