Más noticias

Más de 5,100 armas decomisan en 2017

Las muertes violentas a nivel nacional en su mayoría son a causa del uso de armas de fuego Grupos criminales adquieren las armas por puntos ciegos de las fronteras

Armas de uso comercial e ilegales como fusiles de guerra han sido decomisadas por las autoridades de seguridad.
Armas de uso comercial e ilegales como fusiles de guerra han sido decomisadas por las autoridades de seguridad.

San Pedro Sula, Honduras

A pesar de la prohibición para la portación ilegal de armas, en el año 2017 las autoridades de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) decomisaron más de 5,100 armas de fuego de diferentes calibres.

Los múltiples operativos a nivel nacional no han sido suficientes para controlar el tráfico y uso armas de fuego que, según las autoridades de seguridad, si la portación es ilegal es porque el uso que les dan es para cometer diversos delitos, entre ellos, robos, asaltos y asesinatos.

Según estadísticas de la Secretaría de Seguridad, en el año 2016 decomisaron un total de 4,423 armas. Los departamentos de Cortés y Francisco Morazán, en el norte y el centro del país, concentran la mayor cantidad de incautaciones.

Investigaciones policiales relevan que el mayor número de armas ilícitas están en manos de grupos criminales como maras que la mayoría de veces usan a menores de edad para que aprendan a manipularlas y posteriormente convertirlos en asesinos.

Vairion Sauceda, vocero regional de la Policía Nacional, manifestó que desde el jueves 23 de noviembre que se emitió un decreto de prohibición para la portación de armas han logrado decomisar alrededor de 300 armas de fuego.

“El decreto de prohibición de armas sigue en vigencia, por ello ninguna persona civil está autorizada de portar ningún tipo de armas, de lo contrario la sanción es de dos a diez salarios mínimos”, explicó el subcomisario.

En Centroamérica, los países de El Salvador, Honduras y Guatemala son de los mejores mercados para los traficantes de drogas y armas, puesto que existen varios puntos ciegos en los que sin problemas entran y salen diferentes tipos de armas.

Autoridades locales confirman que las maras trabajan con carteles en el acarreo y custodio de drogas y como pago reciben cargamentos de armas. Los criminales se las ingenian para que a pesar de los retenes y las operaciones de inteligencia de las entidades de seguridad las armas y municiones sean transportadas en compartimentos ocultos de vehículos, que en su mayoría pasan frente a los policías y militares sin ser detectados.

En los últimos días, autoridades policiales recuperaron 103 chalecos antibalas propiedad de la Policía Nacional, al igual que armas de fuego extraídas de postas policiales que saquearon manifestantes.