Más noticias

“Lloramos de alegría al ver la avioneta en el aire”: capitán

La Naval rescató ayer cerca de Belice a los dos hondureños y un italiano después de fallarle el motor a la embarcación. Los hombres pasaron cuatro noches en alta mar.

Lágrimas de emoción y agradecimiento a Dios y a los navales por parte de familiares y amistades fue lo que privó ayer en el muelle de Utila en el recibibimiento de los tres rescatados, junto a la lancha remolcada.
Lágrimas de emoción y agradecimiento a Dios y a los navales por parte de familiares y amistades fue lo que privó ayer en el muelle de Utila en el recibibimiento de los tres rescatados, junto a la lancha remolcada.

La Ceiba, Honduras.

Ni en sus peores pesadillas Wilfredo Víctor Hames se imaginó que pasaría cuatro noches perdido en alta mar. “Cuando vimos la avioneta en el aire se nos rodaron las lágrimas, lloramos de alegría, es lo mejor que he visto en mi vida: saber que vienen a rescatarnos”, dijo ayer muy emocionado mientras atendía su restaurante Realapse Seafood en la isla de Utila.

Él con su amigo Marcos Ferreti, de nacionalidad italiana, y uno de sus empleados Manuel del Arca fueron rescatados sanos ayer por la Base Naval de Guanaja, luego que la embarcación Miss Lucy que capitaneaba quedara varada en el mar al presentar fallas en el motor.

CM Naufragos 280517 (2)(1024x768)
Los tres náufragos lograron mantenerse con energías, gracias al agua que cargaron al momento de salir al mar y que nunca les faltó, no así alimentos, ya que no llevaban.

“Estaba preocupado por mis compañeros, para el italiano y el joven era la primera vez que pasaban una noche en el mar, pues yo he sido pescador y uno se acostumbra, pero quizás a una noche; pero cuando comenzaron a pasar dos, ya a la tercera comencé a preocuparme. No mirábamos nada, estábamos en un lugar donde no pasa nada, solo ves agua. Aunque nunca perdí las esperanzas que nos hallarían”, añadió Hames.

Fue tanta la emoción de los tres hombres cuando vieron la aeronave que llegaba a rescatarlos, que saltaron de alegría, su acción se pudo ver en una imagen que se tomó desde el aire cuando los socorristas se acercaron a ellos en una avioneta. Los tres habían salido de Utila la tarde de este martes rumbo a Roatán a dejar a unos turistas y cuando regresaban ese mismo día se presentó el percance. Las olas los arrastraron hacia mar abierto. A las 10:30 pm fue la última vez que la esposa del capitán Hames, Lucinda Alfaro, tuvo comunicación vía teléfono con él, y a medida que el mar los alejaba se perdía la señal.

CM Naufragos 280517 (5)(1024x768)
Los rescatados no se veían quemados por el sol, pues se protegieron, gracias a que la lancha tiene techo. Por las noches dormían, aseguraron.

Al ser reportados como desaparecidos inició una intensa búsqueda por parte de los elementos de la Base Naval y del personal del Parque Marino de Roatán, así como de cuerpos de socorro de Belice hasta que fueron ubicados la tarde del viernes frente a las costas de ese país, a unas 48 millas náuticas de Islas de la Bahía.

Catorce horas duró el rescate, desde las seis de la tarde del viernes hasta las ocho de la noche de ayer cuando fueron recibidos por sus familiares y amigos en el muelle de Utila. “Estaban más cerca de Belice que de Honduras, como a unas cuatro horas de Puerto Cortés y a media hora de Belice. Ellos fueron encontrados sanos, solo un poco deshidratados, pero se les dio comida y agua por parte de la Naval”, dijo el alférez Cristhian Bustamante, de la Base Naval de Guanaja. El italiano llegó hace poco al país y se dedica a transportar gente en lancha, y Manuel del Arca trabaja con el capitán Wilfredo Hames.

CM rescate3 28-05-17(1024x768)