Más noticias

La soberbia es causa de distanciamiento y hasta rupturas

Puede derivar en un trastorno narcisista de la personalidad, el cual lleva a complicaciones en su vida social

Suelen ser personas inseguras, con poca confianza en sí mismas.
Suelen ser personas inseguras, con poca confianza en sí mismas.

De los siete pecados capitales, la soberbia es el que más condena a los humanos, coinciden escritores y psicólogos. Sin verlo desde un sentido religioso, este sentimiento de superioridad puede afectar la autoestima de una persona y acarrearle más problemas que beneficios.

Un soberbio buscará ser admirado siempre, creerá que es más inteligente que los demás y a veces actuará de manera despectiva, explica la psicóloga Isabel Hernández.

“Un soberbio puede quererse de más y hasta concederse más méritos de los que en verdad tiene, incluso, puede no aceptar sus propios defectos”, señala.

En realidad, sostiene, una persona soberbia suele ser insegura, con poca confianza en sí misma, por lo que tiene una necesidad mayor de aprobación.

El problema es que si un soberbio no es reconocido o valorado por quienes lo rodean como él espera, puede caer en un profundo resentimiento. Además, si se comporta déspota con otros, puede propiciar que sus amigos o respectivas parejas se alejen de él.

En exceso, la soberbia puede derivar en un trastorno narcisista de la personalidad, el cual lleva a complicaciones en las relaciones interpersonales, familiares o laborales, advirtió.

La soberbia también puede impedir darse la oportunidad de aprender de otros, señaló la escritora Beatriz Espejo en la presentación de un libro. A decir de la autora, se trata de un mal que uno mismo se crea y que no es necesario; en cambio, la humildad es una cualidad que debería fomentarse, pues ayuda a reconocer la fragilidad y a crecer ante ella.

¿Soy soberbia/o?
Características principales:
-Cree que sólo él tienen la razón y la verdad.
-Se enoja si no es halagado.
-Le preocupa en exceso su imagen pública.
-Se enfada por nimiedades.
-Suele humillar a otros.
-Considera que no necesita de nadie más.
-Pierde interés en las conversaciones en las que no puede hablar de sí mismo.
-Reacciona de manera negativa a cualquier crítica.

¿Qué hacer?
-Presta atención a los argumentos de los demás sin descartarlos de entrada.
-Reconoce los aportes de los otros.
-Admite tus errores.
-Respeta y trata a los demás como deseas que lo hagan contigo.
-Evita burlarte o humillar a la gente.
-Sé honesto contigo mismo.
-Acepta que, pese a ser inteligente, siempre puedes aprender algo de cualquier persona.