Más noticias

¿Por qué escuchamos música triste después de una ruptura?

Según estudio, es nuestro mismo organismo el que pide esta vía de desahogo

Las personas empáticas son las que más prefieren este válvula de escape, mientras que las que son poco empáticas, suelen huir de las canciones tristes porque les recuerdan la pena que están pasando.
Las personas empáticas son las que más prefieren este válvula de escape, mientras que las que son poco empáticas, suelen huir de las canciones tristes porque les recuerdan la pena que están pasando.

Si acaba de sufrir una ruptura sentimental o la ha experimentado una de las primeras cosas que hace es escuchar música. Es muy probable que ya tenga el 'Play list' con los temas con los que se siente abiertamente identificado.

Si prefiere la melodías en español no faltan canciones de Marisela, Marco Antonio Solis o Joaquín Sabina, si por el contrario gusta de los géneros en inglés, los éxitos de Adele o Taylor Swift encabezan la lista.

Esta dosis de despecho tiene una explicación científica, como ya se sabe la música es un gran liberador de emociones y sentimientos. Por tal razón, nuestro cerebro por instinto busca canciones que nos ayuden a liberar esa pena y dolor que nos ha provado una separación o divorcio de la pareja.

La revista Scientific Reports publicó un estudio hecho por Kazuma Mori y Makoto Iwanaga, quienes afirman que es por medio del llanto que nuestro cuerpo tiene una válvula de escape, liberadora y catártica. Y las letras de esas canciones de desamor son buenos detonantes de lágrimas.

Según estos expertos el hecho de canalizar el dolor de la ruptura por medio del llanto genera al inicio sensación de tristeza, para luego dar paso al placer y, finalmente, llevarle a la serenidad que se requere para iniciar un nuevo capítulo en su vida.

hecho de canalizar el malestar a través del llanto genera sensaciones de tristeza, sí, pero seguida de placer y, al término, calma y ánimo por pasar página.