Más noticias

Guían a parejas antes de que se separen

El cambio de intereses y la restricción de libertades son causas de divorcios, según expertos

Cuando pensamos en ceder y negociar, la persona suele competir con todas las otras cosas en las que su pareja no cede.
Cuando pensamos en ceder y negociar, la persona suele competir con todas las otras cosas en las que su pareja no cede.

Si su matrimonio está en crisis usted busca no ser parte de esa estadística en ascenso, antes de romper, aconseja el psiquiatra Demián Bucay, autor de el Manual para Estar en Pareja, es fundamental revisar uno de los principales malestares que en terapia reporta la pareja actual: el tema de las libertades y los compromisos.

"Tendemos a intentar forzar el compromiso y restringir las libertades de nuestros compañeros", alerta. Detalla que la creencia común es que para estar en pareja hay que aprender a ceder y negociar, lo que, considera, no debe ser lo único.

"Más bien hay que aprender a identificar qué cosas podemos compartir y qué cosas no, y no forzarnos a compartir más de lo que podemos", señala.

Detalla que cuando pensamos en ceder y negociar, la persona suele competir con todas las otras cosas en las que su pareja no cede.

"Quiero saber qué tan importante soy en tu vida y quiero ser lo más importante. Entonces entro a competir con todas tus otras cosas, es decir, con tus amigos con tu actividades, con tu trabajo, con tu familia", dice.

Los miembros de la pareja intentan rebajar esos otros intereses, para convertirse en lo más importante para el otro.

"El amor nos empuja a pretender la felicidad el otro, así que lo que hay que hacer es alimentar esos otros intereses, no rebajarlos, y en todo caso intentar que el otro me quiera por eso, no porque no le quede otra opción", plantea.

Bucay plantea que el amor, la pasión y el proyecto en común son los tres pilares que sostienen a la pareja. Si uno de ellos se dañó, es necesario hacer un alto y ponerse creativo para enfrentar los problemas y mantener el vínculo, o valorar si lo mejor es darle la vuelta a la página.

"Cuando lo que falta es la pasión, la pareja se aburre un poco; cuando falta proyecto y no hay coincidencia, hay peleas y discusiones, y cuando falta amor, hay rencores y resentimientos", indicó el psiquiatra y psicoterapeuta.

Por otra parte, Raquel Liberman, miembro del Instituto Mexicano de la Pareja, indicó que forzar el compromiso y limitar las libertades son obstáculos y barreras que pueden conducir a la separación; especialmente si se vuelven repetitivos.

Para la especialista, otras razones que pueden originar ruptura es el cambio de intereses, pues a lo largo del tiempo pueden cambiar, en uno u otro miembro de la pareja, y ya no coincidir.

"Él o ella cambian su conciencia. Ven la vida de manera diferente al otro. Uno puede ser competitivo, con necesidad de superarse y otro puede quedarse en lo convencional y eso lleva al divorcio", menciona.