Más noticias

“Mi pareja quiere otro hijo, yo no”

Antes que dinero, un nuevo bebé necesita una familia estable y en armonía

Tener un hijo en estos tiempos, es difícil, no digamos tener dos. Y tal como lo explica la psicóloga Sara Reyes, "hace tiempo que muchas mujeres optan por tener un solo hijo, porque cuando evalúan cuánto trabajo se necesita para tener una carrera y criar a un hijo al mismo tiempo, sienten que es todo lo que pueden manejar."

"Contrario a la creencia cultural anterior en Honduras que 'los hijos ayudan a sus padres al sostén económico y que entre más mejor”. Ahora, especialmente la mujer piensa: 'una familia de un solo hijo me permite el equilibrio correcto, me da la alegría de ser madre, pero no es demasiado abrumador hasta el punto de no tener tiempo para mí o para mi esposo'".

Pero, ¿qué ocurre cuando la pareja insiste en tener otro? el tocar el tema puede desencadenar en airadas discusiones e incluso provocar serias fisuras en la relación conyugal.

En ciertos casos es el hombre quien se opone, porque es él quien siente la mayor presión social y económica por el sostenimiento de su hogar.

“Los problemas surgen desde el momento en que la mujer quiere embarazarse. La visión de uno quiere imponerse sobre el otro para demostrar quién tiene la razón. Ambos olvidan que concebir un hijo requiere de algo más que ganas: la condición indispensable es una familia estable y en armonía”, comentó la psicóloga familiar Viviana Briceño para el sitio EresMamá.

"En estos casos, la mujer puede aventurarse a concebir otro hijo, desestimando la opinión de su pareja, creyendo que el nuevo bebé traerá la alegría que necesita la casa; pero el efecto del embarazo puede ser el contrario: incrementar las desavenencias e incluso producir una ruptura familiar".

Otra cara de la moneda es cuando ella no quiere volver a embarazarse. "Es posible también que la madre no esté preparada para tener otro hijo, y se sienta presionada por su esposo para concebir otro. Las consecuencias de esto serían negativas y podrían desencadenar en un rechazo de la mujer hacia las tareas relacionadas con la maternidad".

Otros factores. "Las barreras financieras también son un factor en la decisión. Con una hipoteca, impuestos desorbitados y dos autos, nuestras familias deben tener dos ingresos. Tener otro hijo financieramente no es una opción", reflexiona la sicóloga capitalina Sara Reyes.


En algún momento, las familias deben reflexionar:
¿Podemos hacer frente emocional y físico con otro niño?
¿Cómo vamos a hacer malabarismos con otro niño con nuestros trabajos?
¿Dónde queremos estar en tres años? ¿Cinco?
¿Cómo afectará otro niño a nuestras finanzas?
¿Qué hay de nuestro matrimonio? Si esperamos más tiempo para decidir, ¿nuestras opciones estarán limitadas por nuestra edad?

"En caso de no ponerse de acuerdo, como mujer tú debes hablarle con toda honestidad. Diseñen juntos una línea de tiempo con la que ambos estén de acuerdo ... pero recuerda que Ineludiblemente eres tú la que tienes que cargar al bebé, pasar el parto y amamantar por la noche, etc."

"La presión para tener un segundo hijo a menudo es mayor que para el primero. Pero el hecho es que los amigos, la familia e incluso los extraños que ejercen presión no son los que se preocuparán por los niños en el futuro", concluye Reyes.

Así que lo más recomendable es que en conjunto, como pareja y con los pies bien puestos sobre la tierra se pongan de acuerdo para decidir qué hacer. Tomando en cuenta los siguientes puntos:

1. La decisión de tener hijos es exclusiva de la pareja, no permitan que la opinión de terceros influya.

2. Tengan presente que ser padres no puede ser una obligación, es una responsabilidad muy grande que debe ser asumida y deseada por los dos.

3. Acuerden fechas para tener otro bebé. Si llegado el momento, no están dadas las condiciones, sean comprensivos y mientras tanto disfruten del hijo que ya tienen y de la relación de pareja.

4. Los hijos se planifican cuando la pareja está en su mejor momento. Así que cultiva tu relación y verás que será más fácil tomar decisiones en conjunto.