Más noticias

Conoce las 5 trampas del amor

Especialista explica las causas que llevan a algunas personas a fracasar en sus relaciones de pareja

El psicoterapeuta, Iñaki Piñuel, en su libro, “Las 5 trampas del amor: Por qué fracasan las relaciones y cómo evitarlo”, explica por qué ciertas relaciones fracasan y ofrecen salidas al entrampamiento amoroso.

Las causas de las trampas del amor están descritas sobre la base del funcionamiento de las neuronas espejo, investigado por el antropólogo francés René Girard (1923-2015).

El funcionamiento de una parte de nuestro cerebro denominado cerebro mimético o sistema espejo, será el que nos lleve a imitar y aprender conductas por imitación.

Las trampas del amor corresponden a los cinco grandes problemas que llevan a las relaciones humanas “a terminar con un enorme sufrimiento para ambas partes”. Por ejemplo, amores imposibles o prohibidos…

Para no caer en las trampas se requiere madurez y autocontrol. No autoengañarse en el afán de ser amado.

Las trampas
1. El robanovias o la robamaridos. Estar bajo esta trampa implica que a la víctima le resulten irresistiblemente atractivas las parejas de sus amigos más cercanos. En realidad, quien ha caído en este entrampamiento amoroso no se siente verdaderamente enamorado, sino que está bajo el efecto mimético de copiar lo que otro ha deseado primero.

2. El curioso impertinente o eterno marido. Consiste en el deseo de ser deseado por los demás. Para ello, sus relaciones deben provocar la envidia de los demás, para lo cual procurarán airear lo maravillosas y perfectas que son sus parejas. El problema es cuando aparece un elevado número de contrincantes y surgen los celos que ellos mismos se han encargado de generar.

3. La misión imposible, donjuanes y mesalinas. Quien se siente aquejado por esta trampa se verá incentivado por aquella persona que más se le resista y se le muestre más imposible, lejana o inalcanzable. Sin embargo, necesitará ir incrementando el nivel de exigencia para reforzar su autoestima.

4. La coqueta o el chico malo. En este caso la trampa radica en que la víctima se siente atraída por aquellas personas que se presentan distantes y lejanas. Esas personas, conocedoras del mecanismo mimético, tenderán a “desearse a sí mismos de un modo intenso y exclusivo” para inducir en el otro la imitación, activando el mismo deseo.

5. Mártir del amor. Esta trampa radica en confundir ser “necesitado” por la pareja con ser “amado” por ella. La víctima, ingenua y bonachona, será usada por el otro como un mero objeto destinado a su egoísta servicio. La persona terminará por autoanularse en su labor de dedicación y servicio hacia su pareja porque “necesita que le necesite”.