Más noticias

Miedo...

“El miedo está en la gente” es la dramática expresión recogida por los periodistas de LA PRENSA entre los hondureños que viven en Estados Unidos y que evitan ir al parque porque “arrestan por nada”. Y no es para menos, pues no solo las acciones de la “migra” se han intensificado sino que hay ya una propuesta con prioridades claras en asuntos migratorios presentada por la Casa Blanca al Capitolio. Y en ella, como es el estilo del calificado “tiburón” de la industria inmobiliaria, es decir Donald Trump, no hay grises, bueno o malo, esto por aquello, aunque envuelva una supina contradicción con todo lo dicho anteriormente.

Según estimaciones residen en la Unión Americana unos 800 mil hondureños, cifra menor y no exacta puesto que los indocumentados sobreviven en la sombra, en una especie de submundo, al amparo de la familia, de otros miembros en iguales condiciones y, no pocas veces, en la soledad a la espera de eventuales trabajos con que saciar el hambre, pagar el alojamiento y disponer de algo para enviar a la familia, remesa. “Siento que hay mucha discriminación, algo que nunca había sentido”, expresa una hondureña porteña, ciudadana norteamericana y con 45 años de residencia.

Y si este es el ambiente general en estos días, ¿qué sucederá a principios de enero, si como se anuncia y se prevé comenzará el fin del TPS y poco después el Daca? La esperanza es lo último que se pierde, pero está claro hacia dónde va la política migratoria de la administración Trump. Donde dije digo, digo Diego, de manera que la promesa que brota por determinado motivo desaparece según las circunstancias. Aquellas palabras de respaldo a los 600 mil jóvenes, criados y educados en el sistema norteamericano, se las llevó el viento y las aspiraciones de los “soñadores” sirven hoy como peones de ajedrez o como herramienta extorsionadora para la consecución de draconianas acciones migratorias.

Prioridades: “Una significativa barrera física en nuestra frontera sur es vital para prevenir la infiltración por parte de carteles, criminales, traficantes, contrabandistas y amenazas a la seguridad pública y nacional”, justificación presentada al Capitolio en la solicitud para aprobar el muro. De portación inmediata de menores que ingresan clandestinamente al país. Drásticos recortes o eliminación de fondos federales a las ciudades o estado, como California, “santuario”.

La maquinaria acelerada y con dirección al tope para la captura y deportación de indocumentados se halla en rendimiento por lo que hay mucha discriminación y miedo en la gente.