Más noticias

Rusia 2018

En apenas unos días el balón del deporte más apasionante del mundo rodará en las frías tierras siberianas que acogerá una nueva edición de la Copa Mundial de fútbol. Desde el año 1930 comenzó esta historia que ha hecho delirar a las naciones de la tierra que corren por alcanzar el título mundial.

Quizás no exista un evento global con mayor influencia y generador de expectativa como el Mundial de Fútbol, en todos los continentes del globo, desde los países más ricos y desarrollados hasta los que apenas subsisten, el fútbol es un modo de catarsis social ante los desafíos cotidianos.

Y como consecuencia de lo anterior, los riesgos ante posibles atentados terroristas se elevan exponencialmente, no olvidemos que la organización ISIS desde meses anteriores ha amenazado con utilizar el escenario de la copa mundial para echar a andar los juegos del terror y de la violencia. Esperemos que las autoridades rusas estén lo suficientemente preparadas para desarticular y abortar cualquier intento de esa naturaleza y que el torneo sea lo que siempre ha sido: un espacio de hermandad, de alegría y de sana competencia entre los países participantes.

En el plano estrictamente deportivo debemos decir que el torneo tiene selecciones de altísima calidad para alzarse con el título: entre ellos podemos mencionar al pentacampeón Brasil que con su ‘jogo bonito’ pasó literalmente caminando con solvencia su eliminatoria, y quien por su historia y calidad de sus actuales jugadores será un serio candidato al título. Por el continente europeo, la mítica Alemania lleva un equipo muy serio que aspira a revalidar el título conseguido en el Mundial anterior. Unas de las fortalezas más importantes del equipo teutón es la continuidad del proceso a largo plazo llevado de la mano de su estratega Joaquim Low. También España se apunta entre los candidatos habiendo dejado atrás ‘la furia roja’ y abrazando el estilo ‘tiki taka’ en su estilo de juego que en apenas una década ya le dio un título mundial y dos eurocopas. Que ruede el balón y que la pasión del fútbol desborde la alegría de los pueblos congregados en la cancha, a disfrutar.