Más noticias

La trampa de Tucídides

“La trampa de Tucídides” es una expresión que ha tomado vigencia con la Guerra Comercial entre los Estados Unidos y China. Se resume en la frase: “Fue el ascenso de Atenas y el temor que eso inculcó en Esparta lo que hizo que la guerra fuera inevitable”.

El autor de esa frase fue el padre de la escuela del realismo político, el ateniense Tucídides, en su narración de la Guerra del Peloponeso (siglo V a.C.). Tucídides estudió la inevitable tensión causada por el rápido cambio en el balance del poder entre dos potencias rivales.

Se refería a la tensión estructural que se produce cuando una potencia nueva reta a otra establecida, lo cual crea las condiciones para que estalle una guerra. Actualmente, el temor es que China se convierta en esa Atenas ante una Esparta que representa Estados Unidos.

Según el analista de The Daily Telegraph Ambrose, Evans-Pritchard, la guerra comercial entre Washington y Pekín ilustra una lucha por el poder “para determinar cuál de las potencias hegemónicas dominará la tecnología y dirigirá el mundo en el siglo XXI”.

Para Graham Allison, director del Centro Belfer de Ciencias y Asuntos Internacionales en la Kennedy School de Harvard, “La cuestión definitoria del orden mundial para esta generación es si China y Estados Unidos pueden evitar caer en la trampa de Tucídides”.

El 13 de mayo de 2018, el primer portaviones de fabricación completamente chino, partió del puerto de la ciudad de Dalian, en la provincia de Liaoning, en el noreste de China, para sus pruebas marítimas. Se trata de su segundo portaviones.

Nunca antes se presentó un cambio tan vertiginoso como el ascenso de China. Nunca antes en este siglo estuvo tan vigente “la trampa de Tucídides”.

Máster en Relaciones Internacionales y en Estudios Asiáticos