Más noticias

¡Conflicto y violencia!

Todo ser humano siempre ha pasado o está pasando una serie de conflictos de diferentes causales, desde posiciones incongruentes, percepciones inexactas y diferentes objetivos. Las tribulaciones o conflictos personales van desde el confrontar en tener unos intereses, objetivos, valores o modalidades diferentes o exactamente iguales, donde cada uno quiere el control del poder total; estos tipos de conflictos pueden ser directos o indirectos, cubiertos o encubiertos, evolutivos o involutivos, y es importante saber diferenciar que los conflictos no son igual a la violencia, los conflictos son propios de la vida, la violencia no, la violencia es un recurso destructivo, surge cuando el conflicto no se puede manejar por otros medios como el autocontrol, la verbalización, el diálogo, la negociación, la omisión y resistencia o la pasividad, inclusive.

Muchos deciden la evasión, la confrontación, el arreglo directo, acudir a una instancia de autoridad o acudir a un tercero de autoridad.

Todos podemos acudir al Señor, quien nos manifiesta: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. San Juan 16:33. Existen diferentes tipos de conflictos; los que son manifiestos y conflictos endémicos, invisibles, inexistentes, enmascarado e institucionalizado; quizá el problema de nuestra nación ya opera en conflicto endémico en el cual hemos aprendido a convivir, en muchos casos de manera indefinida, es decir se perciben como normales y se entra a vivir como el sistema de relaciones cotidiano, en el que se ha hecho una labor para superar el conflicto y se han visto las mejoras, pero hace falta la responsabilidad de todos para ver una Honduras mejor. Todo lo que usted hace en el presente tendrá repercusiones en su futuro, la elección y decisión es suya.