Más noticias

Honduras: matemáticas y disciplina

Son tiempos de buenas noticias para el país en el turismo y la inversión, pero también hay campos que no se destacan con los mismos titulares, tal vez porque no generan los ingresos económicos como el turismo o la inversión, pero que es necesario destacar porque representa lo mejor de nosotros. Y sobre todo lo mejor de nuestra juventud, lo mejor de un segmento de país tan descuidado, maltratado y que aún permanece en la marginalidad de los planes gubernamentales.

Son las olimpiadas mundiales de matemáticas donde los jóvenes representantes de Honduras no tienen menos esfuerzo que los que ejercitan el cuerpo en las olimpiadas tradicionales, es más, en las olimpiadas de matemáticas el esfuerzo es aún mayor, pues hay que ejercitar el cerebro en un campo, donde junto con el español, los estudiantes hondureños son sumamente deficientes. Pero aquí tenemos un grupo de jóvenes, en mayoría mujeres, que demuestran que la juventud hondureña puede abrir los ojos más que ante la computadora y el celular, que la juventud hondureña bien encausada es capaz de desarrollar una disciplina tan fabulosa como las matemáticas.

Las deficiencias de los jóvenes estudiantes hondureños, en todos los niveles, tanto primario, como secundario y universidad, se centran en dos áreas específicas: matemáticas y español. Son los dolores de cabeza de los estudiantes, pero no para este grupo de jóvenes destacados que juegan con los números y que representarán a Honduras a nivel internacional. Estas dos complejas, pero interesantes áreas del conocimiento humano, donde nuestros jóvenes son deficientes muestran también la punta del por qué en Honduras tenemos casi nulas producciones literarias en cuento, poesía y narración, así como tampoco tenemos producción en ingeniería electrónica o ingeniería matemática.

Esas producciones no se dan precisamente por estas deficiencias en la educación de nuestros jóvenes estudiantes. No podemos esperar este tipo de producciones si los jóvenes no tienen los insumos necesarios en estas áreas para poder destacar elaborando ideas y desarrollando temas literarios. El gran mérito de estos jóvenes hondureños en matemáticas solo puede ser fruto de la disciplina, el esfuerzo y las metas claras. La promoción de semejante combinación debe ser elogiada y promocionada ante la juventud hondureña, porque en matemáticas si hay algo que se necesita y que determina la calidad del profesional es la disciplina, donde abundan los sí, pero que también muchas veces es cuestión de decir no.

Disciplina es el ingrediente que determina el éxito en cualquier empresa que se emprenda, disciplina es el factor que determina que estos brillantes jovencitos den hoy la cara por Honduras a nivel internacional. Imaginamos los nervios en las admisiones, en las pruebas y en los temarios, pero estamos seguros que el trabajo conjunto de estos jóvenes, con sus padres y maestros constituye hoy, también, junto con el turismo y la inversión, una señal clara que hay hogares ejemplares en Honduras, que hay padres comprometidos, que hay jóvenes dignos de imitar y que este país se puede dar a conocer ante el mundo ya no solo por sus niveles de corrupción e inseguridad, sino porque también es una Honduras de inversión, de turismo y también una Honduras matemática.