Más noticias

El poder militar

Para ser una potencia mundial se requiere no solo tener acceso a los recursos y relaciones con el resto del planeta, hay que defenderlos y defenderse.

El presupuesto militar chino es cuatro veces menor que el de Estados Unidos (603,000 millones de dólares), pero mucho más que el de Arabia Saudita (77,000 millones), Rusia (61,000 millones), India (53,000 millones), Reino Unido (51,000 millones) o Francia (49,000 millones).

China, con 151,000 millones de dólares, moderniza su ejército rápidamente, es el segundo mayor inversor en poderío militar, solo atrás de Estados Unidos. Ya cuenta con su primera base militar en el exterior y, según Afganistán, se plantea construir una segunda en ese país.

En 2018 alcanzará los 175,000 millones de dólares. Esto representa un aumento del 8.1% con respecto al año anterior. En 2017 se redujo el personal militar en 300,000 elementos, como parte de la reforma emprendida por el mandatario Xi Jinping, quien prevé modernizarlas.

Actualmente, su ejército tiene poca presencia en el escenario internacional. Al margen de misiones de mantenimiento de la paz de la ONU, tiene 240 hombres en la base militar con la que hasta ahora cuenta en el extranjero, desde 2017 en Yibuti, y su marina patrulla en el Golfo de Adén en misiones de escolta contra la piratería.

Al otro lado del planeta, Donald Trump quiere que Estados Unidos el próximo año aumente su presupuesto de defensa en un 9.27%. Eso supone 54,000 millones de dólares, en lo que constituye el mayor aumento presupuestario desde los atentados de 2001. Por el contrario ha propuesto recortar el gasto de su servicio exterior en un 30%. Ser potencia mundial no se trata de diplomacia, se trata del poder militar.

Máster en Relaciones Internacionales y en Estudios Asiáticos