Más noticias

Latinoamérica elige

En este año 2018 hay elecciones presidenciales en Mexico, Colombia, Venezuela, Costa Rica, Paraguay y Brasil. Así que podríamos observar una reconfiguración política en el continente americano que debería llamar con mayor énfasis la atención de Estados Unidos por las huellas que pretenden sellar China y Rusia en nuestras tierras.

En Mexico, por ejemplo, las recientes encuestas dan ventaja en la intención de voto al opositor Andrés Manuel López Obrador, quien busca por enésima ocasión alcanzar la Presidencia del país azteca, sin embargo, no sería de extrañar que los ya acostumbrados “priazos” le arrebaten la primera magistratura, de hecho se puede avizorar que habrá cuantos apagones sean necesarios en el sistema para que en lugar de que AMLO vaya a Los Pinos se retire hacia los bosques de Chapultepec.

En Brasil, Lula da Silva, inmerso en un escollo jurídico, pretende regresar al poder aun con señalamientos serios de actos de corrupción durante su primer presidencia; en Costa Rica, un predicador evangélico encabeza las encuestas de intención de voto; en Paraguay, los dos candidatos favoritos pretenden dar un golpe de timón con relación a las políticas económicas y sociales del presidente saliente Cartés; en Colombia, el ajedrez político se volverá aún más complejo en estos últimos meses previos a la elección de mayo, en la cual se elegirá al sucesor de Juan Manuel Santos, sobre todo por la importancia que tiene el país cafetero como el más leal aliado de Estados Unidos en el cono sur. Otro país que cambiará pero tan solo de careta en su gobernante será Cuba, que dejará de tener un Castro en el poder después de muchísimas décadas, pero seguramente no habrá cambios inmediatos, ya que la dictadura seguirá con el Partido Comunista al frente del país caribeño. En fin será una caricatura de democracia como en las elecciones en Venezuela. Que las Américas elijan y que sobre todo se respete la voluntad popular de los ciudadanos en las urnas, y que no se repitan megafraudes desvergonzados como ha sucedido históricamente en otras honduras de nuestro continente.