Más noticias

Año nuevo...

Año nuevo, vida nueva: un decir tradicional cada vez que se comienza un año. Las mentes negativas auguran que será malo, pero las mentes positivas piensan todo lo contrario, pues la actitud mental positiva es una de las mejores técnicas que debe practicar todo ser humano; el principio del éxito está en lo que piensas.

A través de la historia de la humanidad está comprobado que el tiempo es un espacio de medida, es decir mide lo cuantitativo y los hechos miden lo cualitativo; es por eso que lo que logres o pierdas está en las manos del actor.

Hay personas que expresan subjetivas fraces, entre ellas una de las más comunes: ¡A ver qué nos trae el año nuevo!, cuando sabemos que los años no se llevan ni traen nada, pues solamente enmarcan los sucesos en fechas.

En Honduras, el año pasado dató fechas importantes en el campo de la política, entre ellas las elecciones presidenciales del 26 de noviembre que registró la reelección del presidente de la república, Juan Orlando Hernández Alvarado, según datos del Tribunal Supremo Electoral.

De igual manera, los efectos de estos resultados adversos para el candidato Salvador César Alejandro Nasralla Salum, que el año pasado lo registró como perdedor de esas elecciones.

Pero el año viejo no le dejó nada a Hernández Alvarado y tampoco le llevó nada a Nasralla Salum. Pues el tiempo solo enmarca los hechos. Con todas estas paráfrasis filosóficas de los antes narrados en tiempo y espacio, es que el pueblo hondureño salió afectado por los hechos violentos de toda naturaleza que se registraron en las últimas semanas del año pasado.

Por eso, con la llegada del año 2018, el pueblo hondureño espera cuantitativa y cualitativamente algo mejor para un país llamado Honduras.