Más noticias

Constitución atacada

Lo que era malo ayer sigue siendo malo hoy, lo que era ilegal e inconstitucional ayer sigue siendo ilegal e inconstitucional hoy. Los diputados a la Asamblea Nacional Constituyente del año 1982 previendo abusos al poder establecieron como artículos pétreos, es decir, exentos de toda modificación posible, aquellos que se refieren a la forma de gobierno, al territorio nacional, al período presidencial, a la prohibición para ser nuevamente Presidente de la república al ciudadano que lo haya desempeñado bajo cualquier título y el referente a quienes no pueden ser Presidentes de la república por el período subsiguiente. Más claro no canta un gallo.

Así que podemos decir con certeza y con objetividad jurídica que lo que era ilegal e inconstitucional en 2009 sigue siendo ilegal e inconstitucional en 2017, nada ha cambiado. Nuestra Constitución manda en su artículo 4 que la alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la república es obligatoria y que la infracción de esta norma constituye delito de traición a la patria, el cual es imprescriptible.

De tal manera que nuestra carta magna en su sapiencia jurídica establece los límites a la clase gobernante, pero también previene al ciudadano común al establecer en el artículo 42, numeral 5, que la calidad de ciudadano se pierde por incitar, promover o apoyar el continuismo o la reelección del Presidente de la república.

Qué ambivalencia de discursos tenemos, que acomodamiento: las camisetas blancas, “defensores del orden constitucional” que marcharon con fuerza en 2009, hoy están callados, otorgando con su silencio la más grande violación al orden constitucional de la era democrática.

Los constituyentes avizorando un quebrantamiento jurídico como el actual también señalaron que esta Constitución no pierde su vigencia ni deja de cumplirse por acto de fuerza o cuando fuere supuestamente derogada o modificada por cualquier otro medio y procedimiento distintos del que ella misma dispone. Nada ha cambiado, lo ilegal e inconstitucional ayer sigue siéndolo hoy.