Más noticias

Enloquecidos por el dinero

Se ve a la gente como hipnotizada, enloquecida, persiguiendo el dinero donde crea lo vea, sea en especies, billetes, cheques, terrenos, negocios, casas, autos, comisiones, préstamos, inversiones. Como también algunos corren tras el dinero que se da en fraudes, narcotráfico, evasión de impuestos, chantajes, sobornos, venta de armas ilegales, secuestros, sicariato. Esto llega a niveles de irracionalidad, al extremo de que activa los instintos más primitivos del ser humano, como cuando unos lobos se pelean entre sí un pedazo de carne del jabalí que mataron. Somos parecidos a esos animales, pero más sofisticados, más crueles. De hecho nos seguimos matando y la historia del mundo es como un gran reguero de sangre, y el amor al dinero ha sido uno de los grandes causantes de esto. La mayor parte de los crímenes que ocurren son por asunto de dinero, y las guerras tienen un trasfondo económico generalmente.

La codicia es uno de esos vicios que originan otros pecados y que padece mucha gente en cualquier parte del mundo y época. Nadie está exento de caer en eso. Consiste en desear de manera intensa, profunda, permanente y casi desesperada bienes materiales, ocupando la mayor parte del tiempo y de energía en la consecución de los mismos, pasando por encima y sacrificando valores superiores. La persona invadida por este pecado, por este mal espíritu, está siempre pensando en tener y cómo hacerlo. Su corazón está puesto en el bien apetecido y es el foco principal de toda su atención. Todo gira en torno al dinero o a lo que lo representa. Nada hace si no es movido por conseguir y mantener esos bienes y buscando la manera de agrandar su posesión. Su corazón se metaliza y pierde la sensibilidad ante el amor y el dolor humano. No hay en esa persona rasgos de compasión ni de solidaridad y abandona al verdadero Dios y pone en su lugar el dios falso del dinero.

Sabe reunirse con gente que piense como él, a los que constituye aliados en el mismo fin de poseer cosas. Es difícil que se sujete a normas éticas y morales ni que respete a los demás en su dignidad, derechos, ni la propia vida del otro. El dinero se convierte en una adicción, una droga que está pidiendo siempre más y más ser adquirida y consumida, por lo tanto actúa como un hipnotizado o zombi que solamente funciona si el dinero está delante para ser poseído. Todos los valores como la verdad, la solidaridad, la generosidad, el compañerismo, la amistad, la honestidad, la prudencia son dejados a un lado por cultivar la sagacidad, el engaño, el soborno, la astucia, la trampa, el robo y todo negocio lucrativo, no importa si hace daño a los demás; si es rentable, es válido.

Este pecado que tanto daño ha hecho a la humanidad se une a la avaricia, ese deseo de mantener como propio sin compartir con nadie los bienes adquiridos. El avaro es un ser egoísta y su afán de tener cosas lo puede llevar al extremo de no querer gastar ni para él. El asunto es tener, cuidar y vigilar, admirar y adorar lo que se tiene.

¿Y qué hacer? Primero, comprender que Dios no prohíbe tener bienes y hasta riqueza si se adquiere honestamente. Se puede ser millonario mientras esté en primer lugar el Señor y se sea justo y generoso compartiendo lo que uno tiene. Que esa riqueza genere empleo y tenga proyección social, siendo solidarios con los que más sufren, es algo positivo. Segundo, estar vigilando el alma para que el mal espíritu no nos inocule el virus del deseo desmedido, descontrolado, de tener bienes sin importar cómo hacerlo. Tercero, ubicarnos en el centro de nuestro corazón y ver lo que en verdad deseamos y necesitamos: la presencia del Señor, el amar a los demás, el construir un mundo mejor, el ser útil al prójimo. Ahí sí deberíamos ser millonarios, en el amor. Cuarto, comprender que el amor al dinero como un dios es la raíz de todos los males y por lo tanto evitar todo materialismo y luchar por construir una sociedad justa donde se respeten los derechos humanos, se luche contra la corrupción, se distribuyan los bienes equitativamente y se incluya a los pobres en los planes de desarrollo de los países y comunidades. Quinto, ejercer la virtud de la generosidad siempre que podamos, con lo poquito o mucho que tengamos, manteniendo el corazón desapegado de toda atadura a los bienes del mundo. Todo se puede conseguir si seguimos a Jesucristo, quien vivió desapegado de todos los bienes y sirviendo a los demás. Recordemos que con él somos invencibles.